5 acciones para evitar en tu hogar los efectos de una recesión económica

Mauricio Priego 02/Sep/2019 0
¿Cómo puedo evitar los efectos de una recesión económica?

Lo prometido es deuda. En el último artículo evaluábamos si en realidad se acerca una recesión económica, ofreciéndoles compartirles acciones prácticas y objetivas para prepararse en casa. Y de ello trata el artículo de hoy: No sabemos si se presentará o no, pero sí podemos tomar medidas preventivas que nos permitan salir airosos si el riesgo se volviera realidad.




1. Reduce tus gastos

Lo sé: Es más sencillo decirlo que hacerlo… Y principalmente si no manejas un presupuesto. Pero el riesgo de una escala de precios o de pérdidas de empleos es motivación suficiente para empezar.

  • Antes de comprar cualquier producto o contratar cualquier servicio pregúntate si en verdad la necesitas. Si la respuesta es negativa, no lo hagas.
  • No caigas en el error de incumplir el anterior uno diciéndote a ti mismo “Es que me lo merezco” ¡No dudo que lo merezcas! Pero la autojustificación es el principal motivo detrás de las deudas.
  • Toma tu presupuesto y elimina aquellos gastos que no sean indispensables sin perder de vista el punto dos.
  • Apégate a tu presupuesto y no gastes en aquello que no hayas presupuestado

Si no llevas un presupuesto, te recomiendo el artículo Consejos para la planeación financiera y elaboración del presupuesto familiar.

2. Reduce (o mejor aún, ¡Salda!) tus deudas

Para muchos una pelea imposible. Pero créeme, tienes todo para lograrlo principalmente si has seguido disciplinadamente el punto anterior:

  • Si ya estabas dispuesto a pagar por aquel producto o servicio que en realidad no necesitabas, ¡utiliza ése dinero, pero pagar tus deudas!
  • El monto correspondiente a aquellos gastos que eliminaste de tu presupuesto, utilízalo también para pagar tus deudas.
  • Es importante ser congruente: Si queremos saldar nuestras deudas, no debemos seguir comprando a crédito.
  • Destruye o guarda bajo siete llaves tu tarjeta de crédito para no caer en la tentación; no pidas fiado, ni prestado.

3. Ahorra lo más que puedas

El tener dinero ahorrado es lo que brinda mayor tranquilidad en tiempos de crisis, así que ¡empecemos!

  • En tu presupuesto separa el 10% de tu ingreso para el ahorro
  • Entre los gastos que dejaste de hacer en el paso uno, seguramente habrá gastos hormiga (Refrescos, botanas, revistas). Esos 10 – 20 pesitos que quizá gastabas a diario, ahórralos.
  • Tu ahorro no lo mantengas en la misma cuenta donde manejas tu dinero del día a día (como la cuenta de nómina) ya que es fácil retirarlo sin querer o usarlo en una compra con la tarjeta de débito. En vez de ello abre una nueva cuenta (todos los bancos tienen cuentas de ahorro básicas que no cobran comisiones ni exigen tener un saldo mínimo mensual)

Otra buena opción es que proveches los buenos rendimientos que están brindado los CETES. De esta manera matas dos pájaros de un tiro: Ahorras e inviertes.

4. Genera un ingreso extra

¿Quién no ha oído hablar de la diversificación de riesgos? En pocas palabras, es no tener todos los huevos en la misma canasta. Y es curioso que un tema tan importante, presente siempre al hablar de inversiones, emprendimientos, gestión empresarial, lo olvidamos en el ambiente laboral.

La principal fuente de ingresos de la población en prácticamente todo el mundo, es el empleo formal. Y la gran mayoría de los empleados, sólo viven de su sueldo. ¿O acaso no la gran mayoría busca un “trabajo seguro y estable“?

Dentro del mundo laboral, como en cualquier otra actividad financiera, también debemos diversificar, en este caso nuestras fuentes de ingreso

Éste tema es muy amplio, teniendo la oportunidad de encontrar múltiples ideas y opciones en estos artículos:

5. No te preocupes, ¡ocúpate!

Cierto. Hay muchos factores que no podemos controlar, como la guerra comercial entre China y EEUU, las políticas económicas del gobierno actual, o la presión especulativa contra nuestra moneda o la bolsa de valores.

De nada sirve preocuparte por esos temas, y no dormir por culpa de noticias aciagas. Piénsalo: Muchas ellas amarillistas o de plano falsas (feek news).

En vez de ello,

  • Enfócate en hacer las cosas bien en tu trabajo
  • En mejorar el servicio y atención a tus clientes
  • ¡En dar el extra en todo lo que haces!

De esta manera, estarás mejor preparado para conservar tu(s) fuente(s) de ingresos.

¿Y qué pasa si al final no llega la temida Recesión Económica?

Si al final no hay crisis financiera, ¡qué importa!

Tus finanzas personales serán sólidas, habrás desarrollado disciplina financiera, y tendrás un capital ahorrado que podrás utilizar para invertir, ya sea en un negocio propio o en instrumentos de inversión.

Como sea, suceda lo que suceda, ¡Saldrás ganando!

¡Éxito!

Este artículo fue publicado por primera vez en practifinanzas.com. Si tienes interés en compartirlo publicándolo en tu blog  o página web (reblogging), por favor sigue esta liga.
¿Tienes alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores. Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Referencias

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.