El reto del emprendedor: Ganar dinero al tiempo que capitaliza su negocio

Mauricio Priego 20/Ago/2012 21

El reto del emprendedor: Ganar dinero capitalizando su negocioExisten muchas personas que venden productos cosméticos, de limpieza o joyería. Otros más que dan asesorías o capacitación. Así mismo, existen empresas cuya estrategia comercial es precisamente suministrar a estas personas los productos para que puedan vender utilizando frases como “ten tu propio negocio”… pero al final muy pocos de ellos terminan logrando formar su propia empresa, es más, muchos de ellos no son considerados emprendedores. Adicionalmente, y enfocándonos en quienes deciden abiertamente poner un negocio, diversos estudios reflejan que de cada 100 negocios que abren sus puertas, entre 75 y 80 las habrán cerrado antes del primer año. ¿A qué se debe esto? Y lo más importante, ¿cómo evitar que te suceda a ti? El secreto está en el enfoque y en el manejo de las finanzas de tu negocio…

Evita caer en la tentación de “Completar el Gasto”

Este es quizá el primer gran obstáculo a superar, el cual consiste en utilizar las ganancias que obtienes de tus ventas o servicios para comprar productos que te hacen falta en el hogar, para pagar servicios, colegiaturas, gastos médicos o  para saldar deudas. Sé que para muchos sonará difícil y hasta ridículo, pero quieren desee ver concretarse su esfuerzo en un negocio sólido, requiere re-definir este enfoque.

Primer paso: Identifica el punto de equilibrio de tu negocio

Al igual que tu familia, tu negocio tiene necesidades que cubrir:

  • Por un lado está lo que se necesita para que opere, como es tener disponibilidad del inventario que necesitas para vender, obtener la materia prima requerida para producir tus productos, adquirir los materiales y herramientas que necesitas para poder prestar tu servicio. El dinero requerido para que tu negocio opere se considera un Costo.
  • Por otro lado tenemos todos aquellos servicios y materiales que se requieren en el día a día, como puede ser el teléfono, la luz, el agua, el Internet, la renta del local. Servilletas si pones un restaurante, notas de venta si te dedicas a la venta, una agenda para organizar tus citas, tarjetas de presentación… todo esto es considerado un Gasto.
  • Prorratea de forma mensual aquellos gastos importantes que se presentan de forma periódica, como puede ser el aguinaldo de tus empleados o la adquisición de dominios en Internet.
  • Considera las depreciaciones, que no son más que la distribución en el tiempo de un gasto fuerte como puede ser la compra de un vehículo, de una propiedad, de equipo (computadoras, estufas, refrigeradores, aires acondicionados) o muebles (escritorios, sillas).
  • Es posible que necesites de la ayuda de otras personas, para lo cual debes considerar su sueldo si trabajan para ti, o sus honorarios si los contratas para llevar acabo alguna función o asesoría que necesites.
  • Y finalmente el pago de impuestos, que como dice el refrán, son lo único seguro que tenemos además de la muerte.

¿Sabes cuánto dinero representa al mes la suma de tus Costos, Gastos, sueldos, honorarios e impuestos? Si la respuesta es negativa corres un gran riesgo, ya que tu negocio puede morir de inanición.

Segundo paso: Tu negocio debe ser autosustentable

Este es el primer objetivo que debes tener para tu negocio: Lograr que genere el dinero suficiente para cubrir el punto de equilibrio. De no hacerlo te descubrirás tarde o temprano tendiendo que poner dinero de tu bolsa – quitándoselo a tu gasto familiar -, adquiriendo deudas para poder hacerte de los productos que necesitas, o quedándote sin inventario o reduciendo la calidad de tus productos con lo cual no podrás  satisfacer a tus clientes, quienes se alejarán buscando a quien sí satisfaga de forma oportuna sus necesidades.

Tercer paso: Capitaliza tu negocio

Una vez que tu negocio logra rebasar la sustentabilidad, es una gran tentación el tomar las utilidades y disponer finalmente de ellas… Más por el momento nuevamente es importante abstenerte de ello. En algún momento habrá la oportunidad de expandir el negocio, te enfrentarás a un gasto inesperado, se reducirán tus ventas por motivos estacionales -como las vacaciones-, habrá un clima adverso en el país o simplemente tendrás que atravesar una época de vacas flacas. Por ello es importante ahorrar las utilidades de forma que estés preparado tanto para crecer, como para estar preparado ante futuras eventualidades y malas rachas.

Cuarto paso: Mantén tus costos y tus gastos bajo control

Tan importante es que tu negocio genere ingresos, como el evitar que éstos se pierdan en el pozo sin fondo de los costos y los gastos:

  • Procura los mejores precios con tus proveedores,
  • se austero – sin llegar a tacaño – en cuanto a la operación de tu negocio,
  • en la mayoría de los negocios el lujo y la ostentación no representan un verdadero diferencial de valor para el cliente, quien prefiere la calidad tanto en el producto como en el servicio,
  • evitar desperdiciar: imprimir cuando no es necesario, reciclar el papel, usa de forma óptima el teléfono y la luz…
  • No te engañes a ti mismo haciendo pasar como gastos de tu negocio, tus gastos familiares y gustos personales.

Quinto paso: Asígnate un sueldo y define una política de toma de utilidades

Quizá alguno esté pensando “La idea de poner un negocio es generar un ingreso, ¿o no? ¡Y hasta el momento no hemos hablado de cuando yo como emprendedor gano dinero!” En realidad está contemplado tu ingreso y desde el primer paso: como miembro de la empresa es justo que tengas un salario.

  • Procura que sea coherente con los ingresos y la etapa de la empresa.
  • Determínalo como si fueras a pagarlo a un desconocido (normalmente somos más dadivosos con nosotros mismos).
  • Para tener un importe realista, averigua cuánto gana una persona en el puesto operativo que vas a cubrir: Vendedor, coordinador de ventas, jefe de tienda…
  • Como dueño lo más seguro es que tendrás múltiples roles que cubrir, siendo por ello que hago énfasis en el puesto operativo. Dentro de tu estrategia de operación tienes un rol crítico, siendo éste el que debe definir tu puesto operativo. Si no tienes vendedores, entonces tú eres el vendedor. Si tienes varios vendedores, entonces eres un coordinador de ventas. Si tienes una tienda con varios vendedores, entonces eres un coordinador administrativo… y así sucesivamente.

Por otro lado están las utilidades… Si eres el dueño, ¿no tienes derecho a ellas? Es claro que sí, pero recordemos la importancia de capitalizar tu negocio. Así que lo recomendable es que determines desde el primer momento y con la cabeza fría cuál será tu política de toma de utilidades, considerando, claro está, a los socios – si los hubiere – que tienen derecho a estas utilidades. Un ejemplo bastante sencillo podría ser el siguiente:

  • Sólo se pueden tomar utilidades (dividendos) una vez que se tenga ahorrado el equivalente a tres meses de operación.
  • El dividendo se dividirá en partes iguales entre el número de socios.
  • Tomando como indicador el equivalente de un mes de operación, el dividendo será
  • El 10% de la utilidad si se tiene ahorrado el equivalente de 3 a 6 meses de operación
  • El 15% si equivale de 7 a 9 meses de operación
  • El 20% si equivale de 10 a 12 meses de operación
  • El 25% si equivale a más de 12 meses de operación
  • Cada trimestre los socios tendrán un bono especial  del 5% de las utilidades del trimestre si se mantuvo el capital ahorrado por encima de los 3 meses de operación.

Para concluir no me quedan más que dos advertencias:

La primera es que tengas cuidado con el financiamiento a tus clientes, es fácil descapitalizarte a través de créditos que cobras a cuenta-gotas o que de plano se vuelven incobrables. Siempre será preferible absorber la comisión de cobrar a través de tarjetas de crédito, ya que de esta manera el banco te paga a ti de forma casi inmediata, quedando en su responsabilidad el cobrarle al cliente.

La segunda, ten a la mano la fábula de la gallina de los huevos de oro y léelo de forma frecuente. La avaricia y la negligencia siempre estarán prontas para ayudarte a matar tu negocio.

¡Éxito!

¿Tienes otras estrategias que te han dado buen resultado? ¿Has tenido alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales enriquecen a todos aquellos que lean este artículo.

Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Artículos relacionados

21 Comentarios »

  1. maria socarras 27/Feb/2017 en 2:33 pm - Responder

    hola te felicito por ese articulo me fue de gran interes.
    me gustria que me diera una pequeña orientacion, tengo un pequeño negocio de abarrotes ya hace dos años pero de un tiempo las ventas han bajado un poco y aveces me veo alcanzada con las facturas,yo para no dejar caer el negocio he prestado plata, he utilizado mis targetas de credito para cubrir estas deudas y si a eso le sumamos que soy madre soltera de dos niñas y todos sus gastos y mio salen del pequeño negocio por favor me podias orientar un poco de como podria mejorar mis finanzas GRACIAS

    • Mauricio Priego 02/Mar/2017 en 8:25 am - Responder

      Hola María,
      Gracias por tus felicitaciones. El saber que la información que compartimos es de utilidad es mi mayor recompensa :)

      Después de leer tu caso me quedan algunas inquietudes, pero en general, si el negocio de abarrotes no es autosuficiente (es decir, que no genera lo suficiente para cubrir sus propios gastos de operación) y tienes que apalancarte con tu tarjeta de crédito, el resultado para las finanzas de tu familia será desastroso y más si es tu único medio de subsistencia.

      Te ofrezco que hablemos por teléfono o skype, de manera que comprenda mejor la situación y pueda brindarte una mejor opinión.
      Quedo al pendiente de tu confirmación para contactarte a tu correo.
      Excelente día!

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.