Ideas sencillas para registrar y controlar tus gastos

Mauricio Priego 04/Mar/2013 4

Control de GastosUno de los principios necesarios para tener finanzas personales sanas es llevar un buen control de gastos, lo cual nos da la posibilidad de verificar que estamos cumpliendo con nuestro presupuesto así como identificar los gastos hormiga en los cuales se nos puede estar yendo el dinero sin darnos cuenta. Sin embargo, a la hora de llevar este principio a la práctica, muchos son los vencidos por normalmente los mismos retos: No siempre se tiene papel y lápiz a la mano, la pérdida de los papeles con los registros, una libreta no puede llevarse a todos lados, pagos “rápidos” como propina o dinero de última hora para la escuela de los niños que por la premura no se registran en el momento y tienden a olvidarse… En esta ocasión comparto con ustedes algunas técnicas sencillas que podrían ayudarte a llevar tu registro y control de gastos de forma rápida y eficiente.

1. Domicilia tus pagos

La manera más sencilla de registrar tus pagos y poder verificarlos es que éstos se registren en tu estado de cuenta, siendo esto  posible a través del cargo de esos gastos directamente a tu cuenta. La luz, el teléfono, la televisión de paga, el plan del celular, la mensualidad del auto, las primas de los seguros y un gran número de otros servicios pueden ser domiciliados, desplegándose de forma independiente y explícita en el estado de cuenta que recibes del banco. Claro está que para que esta estrategia funcione debes tener los recursos suficientes en tu cuenta al momento de registrarse el cargo, siendo una buena idea el tener una cuenta distribuidora específica para estas situaciones de manera que separes el dinero para los pagos domiciliados del dinero que tienes para realizar otros gastos y de el de tus ahorros.

2. Utiliza tu tarjeta de débito / crédito

Como no todo puede domiciliarse, procura pagar con tu tarjeta ya que estos pagos, nuevamente, aparecen en tu estado de cuenta,  desplegándose en la mayoría de los casos qué comercio o empresa realizó el cargo a tu cuenta. Adicionalmente tienes el beneficio adicional de que te entregan un boucher o ticket, sobre el cual puedes apuntar qué es lo que pagaste: “compras del súper”, “cine con la familia”, “cena de aniversario”, “gasolina”, “medicinas”, etc. Al llegar a casa guarda tus bouchers en un lugar seguro de manera que, al llegar tu estado de cuenta, puedas cotejar tus bouchers con los cargos registrados.

Ahora bien, respecto a utilizar la tarjeta de crédito o la de débito… En lo personal pienso que las tarjetas de crédito son una excelente herramienta financiera, pero te exigen mayor disciplina así como llevar con mayor método tus registros, con el riesgo de terminar endeudado si no les tienes el debido respeto. (Puedes encontrar diversas estrategias para utilizar tu tarjeta de crédito sin endeudarte a través de esta liga).

La premisa de fondo es que tu prioridad debe ser evitar endeudarte. Así que, si consideras que podrías dejarte llevar por el crédito, entonces mejor usa tu tarjeta de débito.

3. Realiza tus pagos a través de medios electrónicos

Hay pagos que n0 puedes domiciliar ni pagar con tarjetas, pero que sí puedes realizar a través de transferencias electrónicas o a través de la página de Internet del comercio o servicio. Las colegiaturas, el pago de algunos impuestos como la predial o la tenencia,  y muchos otros servicios como podría ser la solicitud de visa de algunos países, pueden pagarse a través de Internet registrándose, nuevamente, en tu estado de cuenta.

Aquí podríamos enfrentar principalmente el temor de que algún ciberpirata acceda a nuestras cuentas y después seamos víctimas de fraudes… Toma en cuenta lo siguiente:

a) Las transferencias electrónicas (también llamados “cheques electrónicos”) se realizan desde el portal de tu banco, siendo el cargo a tu cuenta de débito y garantizando el banco la seguridad de la transacción.

b) Si vas a pagar con tu tarjeta, te sugiero seguir la estrategia de la Tarjeta de Protección con lo cual reduces de forma importante el riesgo de ser víctima de los ciberpiratas.

Sin importar qué opción vayas a utilizar, sería conveniente que pongas en práctica los tips de seguridad para operaciones en línea  que puedes consultar siguiendo la liga.

4. Contempla utilizar una chequera

La chequera es muy útil a la hora de organizar tus pagos evitando que lleves excesivas cantidades de dinero contigo: Honorarios médicos, el show infantil del cumpleaños de tu hijo, el anticipo de un coche, el enganche de la casa, o las colegiaturas son algunos de los tantos ejemplos de gastos que puedes pagar con cheques.

¿Qué ventaja te dan en el tema del registro de tus gastos? Bueno, la mayoría de las chequeras vienen con un talonario donde cada cheque está unido a un talón donde apuntas los pormenores del gasto (fecha, importe, motivo) al momento de expedir el cheque y entregarlo a quien estás pagando. Para saber en qué gastaste tu dinero, sólo necesitas consultar el talonario.

Pero una advertencia: emitir cheques sin fondos es aún más costoso que utilizar tu tarjeta de crédito, por lo que enfatizo que hay que ser muy cuidadosos con esta herramienta si bien no hay por qué tenerle miedo. Lo único es que tienes que ser  metódico de forma que cada cheque que expidas debe ser cubierto con un depósito o trasferencia  de dinero a la cuenta de la chequera, dinero que no debes tocar por ningún motivo a menos que canceles el cheque.

5. Pagos y transferencias vía celular

Alrededor del orbe son muchos los esfuerzos de bancos y compañías telefónicas para convertir al celular en un medio de pago, citando como ejemplos cercanos los programas Transfer y Dinero Móvil. En ambos casos se tiene la ventaja de que puedes consultar en un estado de cuenta los pormenores del pago, y en el caso de Dinero Móvil, hasta el concepto del pago (claro, si lo capturaste al enviar el dinero).

6. Los pagos en efectivo

A pesar de todas las facilidades que nos brinda la tecnología para realizar pagos que podamos después identificar, el dinero contante y sonante aún tiene una larga vida por delante. Propinas, limosnas, antojos, compras de impulso, domingo o gastada para los hijos, el transporte urbano, servicios de sastres, peluquerías, estéticas, fotocopias son tan solo un puñado de los múltiples pagos que sólo puedes realizar en efectivo. ¿Cómo registrar estos pagos?

La opción más utilizada, creo yo, es llevar con uno una libreta de bolsillo u hoja de papel donde se apuntan el motivo y la cantidad cada vez que realizas un pago. Si bien este método utilizado desde hace muchas generaciones ha mostrado su eficacia, creo que la tecnología nos permite hoy ser más eficientes.

Basándonos en que el celular es una herramienta prácticamente omnipresente en la vida de cada vez más personas, llevem0s estos registros de gastos en el celular:

Si eres feliz con tu celular sencillo, resistente y confiable que te sirve únicamente para hacer y recibir llamadas y para mandar mensajes, entonces busca la opción de NOTAS. No he visto celular que no tenga esta función por más sencillo que sea, a veces dentro de la opción de la Agenda, en otras en Aplicaciones, y otras más en Herramientas. El punto es que crees una nueva nota donde apuntes la cantidad de efectivo que tienes contigo, y que cada vez que hagas un pago o recibas o retires dinero, lo apuntes en la nota sumando o restando el importe según sea el caso. Al final del día o durante el fin de semana, transcribe tus gastos y borra la libreta creando una nueva. Ejemplo:

Inicio: $100
Refrescos: -30 = $70
Taxi: -60 = $10
Retiro: 200 = $210
Peluquería: -80 = $130

Si tienes un Smartphone, entonces podrías utilizar una hoja de cálculo a la cual le incluyas las fórmulas necesarias para que realice en automático las sumas y restas pertinentes, facilitándote así la vida. Otra opción, siempre con Smartphone, es descargar una de tantas aplicaciones para llevar el control de tus gastos. Ahora sí que aquí es al gusto de cada quien.

Y al final, ¿qué hago con el registro de los gastos?

Todo lo dicho hasta el momento sólo es una pérdida de tiempo si al final no cumple su objetivo, que es llevar un control de tus gastos.

  • Identifica un día a la semana en el que puedas sentarte con tranquilidad a revisar tus finanzas (la frecuencia en realidad depende de cada caso en particular, pero lo ideal es realizarlo cuando menos una vez a la semana).
  • Agrupa tus gastos en los mismos rubros (conceptos) en los que hayas realizado tu presupuesto.
  • Compara lo gastado con lo presupuestado.
    • Si en algún rubro gastaste menos, procura destinar ese dinero al ahorro.
    • Pero si en algún rubro gastaste de más, considera que el dinero lo tuviste que haber tomado de otro rubro… a menos que lo hayas tomado del crédito, lo que significa entonces que contrajiste una deuda.

En sí lo que busca el control de gastos es darte visibilidad de en qué gastas tu dinero, de manera que seas consciente de tu   propia disciplina. Si gastas más de lo que presupuestaste en algún rubro, ¿es porque no sabes decir no? ¿Fue en algo que en realidad no era necesario? ¿O acaso en algo no contemplado y que optaste por no dejar pasar?, o por el contrario pagaste de más ante un gasto que no podías evitar o al cual no podías negarte. Responder de forma honesta estas preguntas es importante ya que te permiten ajustar tu presupuesto a tus necesidades reales, así como sensibilizarte en cuáles son tus debilidades y en dónde se concentra tu fuga de dinero, dándote la oportunidad de  tomar las medidas necesarias para fortalecer tus finanzas.

¡Éxito!

¿Tienes otras estrategias que te han dado buen resultado? ¿Has tenido alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores.

Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Artículos relacionados

4 Comentarios »

  1. Lu vega 13/Feb/2014 en 9:05 pm - Responder

    Hola Mauricio
    podrias profundisar en el aspecto de la reforma fiscal. Podria hacienda hacer una auditoria a cualquier persona que tiene una o varias cuentas de ahorro en bancos o cajas populares? Trabajo por mi cuenta pero no manejo recivos y todos mis ingresos son en efectivo, ademas no hago depositos mayores a Los 15000 pesos por mes.
    En el pasado pude ahorrar Como 200,000 por concepto de venta de Marranos y chivas.
    Hacienda podria pedirme comprobar la prosedencia de tal cantidad?
    Espero tu respuesta. Exito en todo lo que hagas.

    • Mauricio Priego 14/Feb/2014 en 10:06 am - Responder

      Hola Lu.

      De hecho tengo varios artículos sobre diferentes aspectos de la reforma fiscal (y estoy preparando varios más). Puedes encontrarlos fácilmente en el blog a través de la herramienta de búsqueda (hasta arriba a la izquierda).

      Respecto a tu actividad… Lo que tienes entre manos es un ingreso formal. Mi recomendación: Darte de alta en Hacienda, reportar tus ingresos y pagar los impuestos correspondientes, utilizando los beneficios que tienen las actividades agropecuarias. Si gustas podría asesorarte, pero cualquier contador con experiencia en el ramo agropecuario que conozcas o que te recomiende una persona cercana a ti puede ayudarte.

      Éxito en tus proyectos.

  2. Andrés López 14/Mar/2013 en 2:25 pm - Responder

    Genial artículo, Mauricio. Muchísimas ganas por compartirlo.

    Si me permites, me gustaría hacer un aporte acerca de las tarjetas de crédito: Coincido contigo en el uso de las tarjetas de crédito, a las que algunos identifican con “el diablo”, y las razones que das para ello (tickets y apuntes de los gastos en cuenta) deja en mi opinión a las claras el beneficio que ofrecen.

    Lo que sí tenemos que tener en cuenta es su funcionamiento. A final del ciclo de facturación, una tarjeta de crédito se puede liquidar “al contado”, es decir, pagar el 100% de los gastos hechos durante dicho periodo de facturación, o “a crédito”, pagar dicha cantidad en plazos mensuales, lo que conllevará también el pago de unos intereses.

    Es muy importante que utilicemos la modalidad de pago “al contado”, ya que en caso contrario lo que haremos es ir aumentando nuestra deuda, nuestro pasivo. Esto también lo indicas en en link asociado al apartado de las tarjetas de crédito, pero creo que es importante repetirlo por las personas que no se molesten en visitarlo.

    Por otra parte, debemos elegir también la tarjeta de crédito que mejor se adecue a nuestros hábitos de consumo. Por poner un ejemplo concreto: Si sueles hacer la compra semanal o mensual en un hipermercado quizá te interese conocer las características de la tarjeta de dicho mercado (si la tuviese).

    En España existe un hipermercado que comercializa una tarjeta de crédito completamente gratuita y que al utilizarla para comprar carburante en sus estaciones de servicio te ofrece un 8% del importe en combustible en un “cheque ahorro” trimestral para consumir en dicho hipermercado. Simplemente hay que echar cuentas …

    Cada uno que analice sus hábitos de consumo y, a partir de ahí, elegir lo más conveniente.

    Un abrazo.

    • Mauricio Priego 15/Mar/2013 en 8:02 am - Responder

      Andrés, gracias por tu apreciación y por la contribución que realizas.

      En México llamamos coloquialmente “totaleros” a las personas que en cada fecha de pago liquidan el total de lo que compraron el mes anterior de manera que no le paguen un peso de intereses al banco… y en algunos casos, ni siquiera de comisiones (De hecho, por regulación el estado de cuenta debe indicar explícitamente la cantidad a pagar para que la cuenta no genere intereses). Como bien mencionas, seleccionar la tarjeta que más te conviene fijándote en sus características y cubrir el total de tus pagos, son las mejores práctica a la hora de utilizar las tarjetas de crédito.

      Confío que sigamos en contacto… Éxito en tus proyectos ;)

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.