Las claves para optimizar tus gastos

Invitado 05/Jul/2012 4

Las claves para optimizar tus gastosPlaticando hace poco sobre los retos que conlleva diversificar los ingresos con Andrés López – buen amigo y gran conocedor en el tema de inversiones, a quien desde estas líneas envío un saludo – señaló la importancia de la optimización de nuestros gastos en nuestras finanzas personales, que si bien es algo que la mayoría reconocemos, pocos logran llevar a cabo. Esta optimización es parte fundamental de una habilidad financiera: la protección de tu dinero, por lo cual agradezco a Andrés su participación en Practifinanzas con este artículo, que estoy seguro les será de utilidad.

Le damos mucha importancia a nuestros ingresos, pero no debemos caer en el error de pensar que cuanto más ganemos mayor va a ser nuestra capacidad de ahorro y, por ende, nuestras posibilidades de creación de activos.

Personalmente soy de los que piensan que la capacidad de ahorro, que es la que luego nos va a permitir la creación de dichos activos, tiene que estar basada en un pilar muy importante, y me atrevería a decir que mucho más que los ingresos: la optimización de nuestros gastos.

Casi todo el mundo sabe al céntimo la cantidad de dinero que ingresa al mes, pero casi nadie sabe con la misma exactitud cómo gasta ese dinero, por dónde se le escapan esos pequeños gastos que, por ser mínimos, no les prestamos atención, pero que sumados a lo largo del mes o del ejercicio suponen una cantidad realmente importante, y que si multiplicamos por 12 veremos lo que nos supone en un año.

Permitidme que os cuente una cosa:

Está estadísticamente comprobado que la gran mayoría de las personas que tienen la inmensa suerte de ganar una gran cantidad de dinero de golpe (sorteos, herencias, etc.) y que no tienen una cultura financiera adecuada (no controlan sus finanzas como deben, tanto ingresos, gastos, inversiones, etc.), se vuelven a encontrar en el corto o medio plazo igual que antes o incluso peor. Me explico: Si tú ganas más y no usas tu cultura financiera para controlar, planificar e invertir ese dinero, tu ritmo de vida va a subir cada vez más, con el consiguiente aumento del gasto al que se le dará más o menos importancia mientras haya dinero en nuestra cuenta corriente. El problema viene cuando ese mayor o menor ritmo de vida y la falta de planificación se vayan comiendo ese capital. Volver luego a equilibrar nuestro nivel de vida y de gastos será muy difícil, y puede que las deudas que hayamos contraído por el camino nos dejen en una posición incluso peor que la que teníamos cuando llegó a nosotros todo ese dinero de golpe.

Por lo tanto recomiendo la planificación y optimización de nuestros gastos. ¿Cómo? Os propongo un sencillo ejercicio:

1.- Toma un listado de todos tus gastos (recibos de suministros, domiciliaciones, hipoteca, préstamos personales, gastos diarios…) Un período de 6 meses es suficiente.

2.- Clasifica dichos gastos en uno de los tres grupos que te indico a continuación:

  • INEVITABLES: Son esos gastos fijos que no puedes rebajar de ninguna manera: hipoteca, préstamos personales …
  • MEJORABLES: Son esos gastos que, gracias a la ley de la oferta y la demanda, puedes rebajar al buscar en el mercado servicios iguales o similares pero a precio más bajo (suministros de agua, luz, teléfono, móvil, seguros …)
  • EVITABLES: Son esos gastos que, si los borras de un plumazo no pasa absolutamente nada: el desayuno de todos los días en la cafetería lo puedes sustituir por el desayuno en casa, salir con los amigos de copas por reuniones en casa… No estoy diciendo que “renuncies a los placeres de la vida”, simplemente que estudies opciones de rebajar esos gastos.

Una vez que hagas esto de forma REALISTA puede que, además de ver que es posible mejorar tu capacidad de ahorro con la misma cantidad de ingresos, y por lo tanto crear esos activos paralelos que inyecten ingresos en tus bolsillos GANANDO EXACTAMENTE LO MISMO, te lleves una muy grata sorpresa de todo el dinero extra que podrás ahorrar después de hacer este ejercicio.

Y ahora sí. Ahora es el momento de poner a funcionar nuestra inteligencia financiera y obtener el máximo rendimiento posible de nuestros ahorros.

Pero eso ya sería tema de otro comentario…

Andres Lopez

¿Has tenido alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores.

Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Temas relacionados

4 Comentarios »

  1. Joel Pinto 07/Jul/2012 en 3:03 am - Responder

    Yo soy uno de esos que no supo como optimizar sus gastos y se encontró ganando mucho dinero y no habiendo podido ahorrar ni un céntimo. La disciplina en el gasto, la racionalización del mismo y la optimización son elementos claves, no solo a nivel personal sino empresarial. ¿Cuántas empresas no recurren hoy en día a los recortes de gastos en sectores que no deberían tocar, cuando realmente lo que hace falta es optimizarlos?

    Excelente artículo y recomendaciones. De hecho, esta semana he estado conversando con mi mujer para sentarnos a revisar nuestro presupuesto de gastos para ver por dónde se nos está yendo el dinero que no lo vemos :-D

    • Mauricio Priego 09/Jul/2012 en 4:43 am - Responder

      Joel, gracias por tus comentarios.
      Te felicito por su decisión de revisar el presupuesto en pareja, ya que la mejor manera de mejorar las finanzas de la familia es trabajando juntos, hombro con hombro.
      ¡Éxito!

  2. Alex Lugo 05/Jul/2012 en 8:55 am - Responder

    Hola y buen día.

    Me gustaría comentar una situación que es común que nos pase en referencia a los gastos que tenemos. Y comienzo con la frase “Al aumentar los ingresos aumentan los gastos” y luego por eso nos quejamos que no nos alcanza el dinero. Cometemos el error de que cuando logramos obtener un mayor ingreso enseguida lo aprovechamos para endeudarnos más comprando algo a crédito o para contratar algún servicio que no disponíamos como el siguiente paquete de SKY o algo parecido y, por lo tanto, no vemos ese ingreso en nuestros bolsillos o en la caja fuerte del ahorro (si es que alguien todavía la usa).

    Por lo tanto, este artículo lo podemos aprovechar para estos casos. Si obtuvimos algún ascenso de puesto o logramos obtener algún ingreso extra o lo que sea que nos ayude aumentar nuestro ingreso, es el momento adecuado para analizar que gastos tienemos y clasificarlos para saber cuales se quedan y cuales se van. Y de esta forma no quedar otra vez “apretados”.

    Debemos adquirir hábitos que nos lleve al ahorro, se dice fácil, pero es algo difícil aunque no imposible.

    Saludos y bendiciones.

    • Mauricio Priego 07/Jul/2012 en 11:04 am - Responder

      Muy cierto Alex…

      Las personas tendemos a jugar una carrera entre lo que gastamos y lo que ganamos, de forma que en cuanto recibimos un peso más, encontramos en qué utilizarlo. El problema es que por más imperiorso y necesario que sea el gasto, este ciclo nunca nos llevará a avanzar financieramente.

      Es necesaria la disciplina en nuestro presupuesto, optimizar nuestros gastos y ahorrar.

      Seguimos en contacto ;)

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.