La Guía del Totalero: Siete pasos para explotar tu tarjeta de crédito

Mauricio Priego 22/Sep/2014 23
La Guía del Totalero: Siete pasos para explotar tu tarjeta de crédito

Conozco a muchas personas que celebran haber cancelado su tarjeta de crédito, a muchos asesores que sugieren darles la espalda, a muchos expertos que las señalan como uno de los principales males de una sociedad consumista. Yo no. Y el motivo es sencillo: soy un Totalero, es decir, formo parte del selecto grupo de personas que sabemos el secreto para hacer que la tarjeta – y el banco detrás de ella – trabaje a nuestro favor. ¿Sabes? Usar la tarjeta no es sinónimo de endeudarse. Bien utilizada es una de las mejores herramientas financieras que tienes a tu alcance… Y hoy voy a compartir contigo los secretos para ser Totaler@.

El primer paso es ser disciplinado.

Como en toda habilidad, sólo alcanzas ser totalero a través de la disciplina. Sólo que en este caso la disciplina no tiene que ver con la perseverancia sino con seguir rigurosamente la regla básica de las tarjetas de crédito:

Tu tarjeta NO sustituye a tu ingreso o tus ahorros, de manera que si no tienes dinero para pagar aquello que deseas, NO LO COMPRES.

Quizá te preguntes, “¿Acaso la idea del crédito no es poder adquirir algo para pagarlo después?“. Bueno, eso es lo que fomentan los bancos y las casas comerciales. De hecho, el negocio de las tarjetas no son las comisiones que cobran a tarjeta habientes y comercios por su uso, sino en el cobro de intereses.

¿Sabías que según el Banco de México, los bancos cobraron $997.38 millones de pesos en intereses durante el pasado mes de febrero?

Por tanto, no caigas en la trampa y evita las compras por impulso, es decir, aquellas que realizas cuando ves algo que no pensabas comprar pero que se te antoja al verlo, o aquellas otras en las que buscas satisfacer de forma inmediata un deseo. Y vaya si debes ser disciplinado para lograrlo: toda la mercadotecnia está encaminada a convencerte que te compres el último celular, que tu familia merece esas vacaciones, que acudir a aquel restaurante es necesario para conservar tu estatus social.

Y por cierto, ése es el otro enemigo a vencer: la presión social. Muchas veces son los amigos, compañeros de trabajo, ¡tu propia familia! quienes te presionan para comprar un producto o adquirir un servicio sin que tengas el dinero para pagarlo. Piénsalo: si cedes a esa presión, ¿después ésa persona te va a ayudar a pagar la deuda?

Ahora bien, no digo que no sea válido unirse para comprar algo costoso. Si fuera el caso piensa fríamente que 1) La otra persona te puede dejar mal y cargar tú con toda la deuda (no pierdas de vista que el que se endeuda eres tú ya que la tarjeta es tuya), y 2)  que aún que se unan para comprar, tú tienes que contar con el dinero para pagar tu parte.

El segundo paso es SALDAR mes a mes tu tarjeta.

Sí, leíste bien: saldar tu tarjeta. ¿O por qué creías que nos llaman Totaleros? La idea es que todo lo que compres lo pagues antes de la Fecha Límite de Pago. La buena noticia es que la regulación actual obliga a bancos y comercios a indicar de forma explícita en el estado de cuenta, el Monto Total para no Generar Intereses.

Aquí los totaleros nos dividimos en dos grupos:

  • Los que cuidan no pagar más de lo que planearon en su presupuesto, de manera que cuando cobran su sueldo pagan su tarjeta,
  • Los que en base a su presupuesto depositan en una cuenta bancaria lo que planean gastar, y cuando llega el momento de pagar la tarjeta, sólo requieren tomar el dinero de su cuenta.

La diferencia entre ambos es que mientras los primeros están utilizando un dinero que aún  no reciben, los segundos utilizan un dinero que ya recibieron. En lo personal sugiero ser de los segundos por dos razones: por un lado está el hecho de que podrías no recibir el total del dinero que planeabas (comisiones que no alcanzaste, incremento en retenciones de impuestos, deducciones por parte de tu patrón que no esperabas) por lo que existe el riesgo que al final no tengas el dinero para pagar, y en segunda, porque al poner el dinero en el banco éste te deja intereses en lo que pagas tu tarjeta. ¿Te das cuenta? En vez de pagarle tú intereses al banco, es el banco quien te paga los intereses a ti.

Caso especial: Los Meses sin Intereses

Es claro que existen productos costosos que difícilmente podríamos comprar con lo que cobramos. Pantallas planas, electrodomésticos, equipos de cómputo y móviles, muebles para el hogar… Y si bien lo ideal sería ahorrar hasta juntar el dinero suficiente para pagarlo, es una realidad que no siempre esto es posible. Y no porque no se pueda ahorrar (después de todo, si tienes para pagar las mensualidades, ése mismo dinero lo podrías estar depositando en tu cuenta de ahorro), sino porque existen ocasiones en las que no te es posible esperar para adquirir el producto.

¿Cuándo es posible esperar y cuándo no para adquirir el producto? No es mi intención entrar en esa discusión. En la práctica eres tú quien lo decide. Sólo ten presente que

Antes de comprar a meses sin intereses es necesario que revises tu presupuesto para garantizar que tienes el flujo de efectivo suficiente para absorber los pagos durante todo el plazo, además de estar consciente de que existe el riesgo de que en algún momento un imponderable te impida cumplir con el compromiso.

Por cierto, la mensualidad de los meses sin intereses está contemplada dentro del monto total a pagar para no generar intereses de los estados de cuenta.

El tercer paso es llevar un presupuesto

Para ser totalero es imprescindible estar consciente de tu capacidad de pago, y si no llevas un presupuesto, esto es muy difícil. El presupuesto es la principal herramienta de planeación que tiene una persona, ya que en ella distribuye sus gastos y compromisos financieros entre los ingresos que recibe. ¿Te acuerdas que el primer paso es no usar tu tarjeta si no tienes el dinero? Tristemente existen muchas personas que no saben que no tienen el dinero, y cada vez que les pagan en su trabajo ven cómo el dinero se les escapa entre los dedos sin siquiera saber en qué se les fue. Lo malo es que muchas veces, para cuando se dan cuenta, las deudas ya les llegan hasta el cuello, y muchos de ellos, en vez de disciplinarse para sanear sus finanzas, lo que hacen es conseguir nuevas tarjetas, sacar dinero de unas para pagar otras, o adquirir préstamos personales para pagar las deudas previas… Pero si no tienen disciplina financiera y un presupuesto que seguir, lo más seguro es que sólo lograrán seguirse endeudando.

Si hoy no sigues un presupuesto te sugiero estos artículos para que comiences a hacerlo:

El cuarto paso es revisar cada mes tu estado de cuenta.

Es la única manera de garantizar que no te carguen compras que no realizaste o comisiones que no mereciste. Además, los bancos tienen la pésima costumbre de apegarse rigurosamente a la ley de manera que sólo te informan de cambios en tasas de interés y comisiones a través del estado de cuenta y de la pizarra de avisos en sus sucursales (a todo esto, ¿quién lee la pizarra de anuncios?). Y digo que es una pésima costumbre porque bien que te molestan en tu domicilio y al celular con promociones, ofertas y nuevas tarjetas que no has solicitado. Así que, si no quieres sorpresas, la única manera de lograrlo es a través revisar periódicamente tu estado de cuenta.

El quinto paso es reducir al mínimo el número de tarjetas

Entre más tarjetas tengas, más es la tentación de usarlas, más las promociones que te llegan, más las comisiones qué pagar, más los estados de cuenta  qué revisar, más las fechas de corte y de pago de las cuales debas estar pendiente. Por tanto sólo ten una tarjeta bancaria y a lo sumo una o dos comerciales. Y estas últimas únicamente por los precios o plazos especiales que puedes llegar a obtener gracias a tener la “tarjeta de casa”. Si hoy tienes tarjetas de más, piensa seriamente en cancelarlas.

Por cierto, al hablar de número de tarjetas, incluyo las adicionales, es decir, aquellas extensiones de tu línea de crédito que autorizas con lo que se entrega una tarjeta adicional a la tuya a tu pareja, tus hijos, tus padres… No pierdas de vista que cada tarjeta que entregas es un riesgo de que te endeuden. Así es. Que te endeuden a ti, porque el banco no va a ir a cobrarles a aquellos en quienes confiaste entregándoles una extensión de tu tarjeta. Te va cobrar a ti, y es tu problema cobrarles a ellos.

Si por algún motivo consideras necesario otorgar esas tarjetas adicionales, procura que el banco te permita asignarles sus propios límites de crédito de manera que puedas así controlar el volumen de sus compras.

El sexto paso es tener en tu agenda la Fecha de Corte y la Fecha Límite de Pago

Estas son las fechas que todo totalero tiene siempre presente: cuándo es su fecha de corte, es decir, el día del mes en que el banco hace el recuento de las compras realizadas determinando el saldo sobre el cual calculará las intereses, a menos que cubras ese saldo a más tardar en la fecha límite de pago, la cual es normalmente el primer día hábil bancario 10 días después de la fecha de corte por lo que varía mes. Consultar esta fecha variable es un motivo más para revisar tu estado de cuenta.

Séptimo y último paso: sé un profesional ¡Explótalas!

Dedica tiempo a conocer las reglas del juego para así explotar todos los beneficios de tu tarjeta de crédito:

  • Evita pagar comisiones y anualidades;
  • Genera puntos por tus compras y utilízalos para comprar productos y pagar servicios en vez de utilizar tu dinero (de hecho, acumular los puntos es en términos prácticos una forma de ahorro: podrías comprarte ése celular, ése vestido o cubrir la cena de aniversario con tu pareja con los puntos acumulados. Sólo ten presente su vigencia para no perderlos en el camino);
  • Recibe beneficios y trato exclusivo en algunos comercios, centros nocturnos, teatros o aeropuertos “exclusivos para tarjeta habientes”;
  • Aprovecha el financiamiento gratuito de 40 días que te da el banco: lo que compres al día siguiente de tu fecha de corte lo puedes cubrir hasta la fecha límite de pago del ciclo siguiente, es decir, 30 días del periodo más los 10 días para la fecha límite de pago;
  • Cobra intereses al banco por el dinero que ahorras mientras compras con la tarjeta y llega la fecha de pago.

Aclaración final muy importante

Este camino no es para indecisos. No llevar los pasos anteriores con determinación y de forma metódica conllevan un gran peligro: puedes dañar seriamente tus finanzas personales – y familiares – quedando severamente endeudado.

Como diría el maestro Yoda en El Imperio Contraataca: “No lo intentes. Hazlo, o no lo hagas“. Ser totalero no es para todos. Como dije al principio, los totaleros somos un selecto grupo: sólo el 20% de los usuarios de tarjetas de crédito según reporte del Banco de México… Pero si tienes la determinación y la disciplina, no lo dudes. La recompensa es muy grande ;)

¡Éxito!

¿Tienes alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores.

Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Este artículo fue publicado por primera vez en practifinanzas.com. Si tienes interés en compartirlo publicándolo en tu blog  o página web (reblogging), por favor sigue esta liga.

Referencias

Artículos relacionados

23 Comentarios »

  1. Adrian 28/Dic/2016 en 11:30 am - Responder

    Hola, me ha gustado mucho tu artículo, y de hecho lo encontré por estar buscando una respuesta a otra duda que tengo. ¿Se tiene que hacer el pago de la tarjeta de crédito forzosamente después de la fecha de corte? o ¿puedo hacer pagos previos?. Ejemplo, si hoy voy al super y gasto $1000 pagando con la tarjeta de crédito, pero al llegar a casa, hago el pago de los $1000 ¿es válido?

    • Mauricio Priego 29/Dic/2016 en 8:44 am - Responder

      Hola Adrián,
      Me alegra que la información te haya gustado. El saber que es de utilidad es mi mayor recompensa :)

      Si es posible realizar pagos antes de la fecha de corte. De hecho, tenemos un artículo al respecto que podría serte de utilidad: ¿Me conviene pagar mi tarjeta de crédito antes de la fecha de corte?

      Mis mejores deseos para ti y tu familia en el 2017 ¡Felicidades!

  2. juan bcor 19/Jun/2016 en 4:53 pm - Responder

    me queda una duda, si compro al dia siguiente de la fecha de corte de la tarjeta tengo 40 dias para pagar sin intereses, entonces puedo pagar la mitad de mi compra en una quincena y la otra mitad en la otra quincena? o tiene que ser el total en una sola exhibición????

    • Mauricio Priego 20/Jun/2016 en 6:11 am - Responder

      Hola Juan,
      Tu lógica es correcta: comprando al día siguiente de la fecha de corte de tu tarjeta dispones de la oportunidad de dividir el pago de tu compra en dos quincenas ;)
      ¡Éxito!

  3. INES JUAREZ 06/May/2015 en 7:16 pm - Responder

    Mauricio tus comentarios son ilustrativos y acertados, para los que somos gastadores compulsivos, actualmente no tengo nunguna tarjeta de credito vigente, desde hace aproximadamente mas 2 anios, quisiera saber si en este momento quisiera solicitar una tarjeta de debito algun banco me la daria. sobre todo no se si tenga algun problema en buro de credito, algun saldo pendiente de pagar. seria motivo para que me la niegen.

    • Mauricio Priego 07/May/2015 en 6:19 am - Responder

      Hola Inés,
      Gracias por el valor que otorgas a la información que compartimos. El saber que es de utilidad es mi mejor recompensa :)

      Supongo que al plantear tu inquietud de que te otorguen una tarjeta de débito hubo alguna confusión, ya que para las tarjetas de débito sólo se requiere que deposites dinero en la cuenta de ahorro inherente a la tarjeta de débito. Si te refieres a las de crédito, el no haber tenido algún otro plástico en los últimos dos años no es un factor para que te la nieguen.
      En términos generales, si consideras que no tienes deudas pendientes y tienes una fuente de ingresos continua, seguramente podrás encontrar una tarjeta para ti… Y una vez que la tengas, con lo que hay que tener mucho cuidad es con la fantasía de liquidez que te da la tarjeta. Nunca olvides que es sólo una sirena atrayéndote para que encalles en los arrecifes de las deudas.
      Para concluir, si me permites un consejo no pedido, antes de solicitar la tarjeta derrota al impulso de gastar ;)
      ¡Éxito!

  4. Eduardo Martínez 25/Sep/2014 en 10:01 pm - Responder

    Hola Mauricio, excelente compendio de todos los consejos que nos has dado referente al buen uso y aprovechamiento de las tarjetas de crédito.

    Te comento que llevo casi un año siendo Totalero y siguiendo tu estrategia para obtener intereses de la tarjeta de crédito. Conseguí una tarjeta cuyos puntos se pueden cambiar por dinero en cajeros, así que cada compra me genera el 10% en puntos que a su vez se convierte en dinero en efectivo en una proporción de 10 puntos a 1 peso.

    Como bien dices, hay que ser muy disciplinado para lograr esto, por lo cual mantengo un estricto presupuesto de mis ingresos y procuro pagar lo mas posible con la tarjeta para generar puntos. Mientras se llega la fecha de corte, mantengo mi dinero en NAFFDIA de CETES Directo lo cual me va generando un mínimo pero al fin interés de donde antes no se obtenía mas que un gasto.

    Cabe mencionar que hace algunos meses cometí el error de perder el control del presupuesto y perdí lo que llevaba ganado en NAFFDIA, sin embargo no representó una afectación en mis finanzas en lo general.

    Actualmente tengo acumulados poco mas de 18,000 puntos que representan 1,800 pesos, mas al rededor de 100 pesos de ganancia en NAFFDIA (tuviese mucho mas de no ser por el descuido).

    En general creo que es una excelente estrategia y créeme que lo voy a continuar haciendo, claro, teniendo mucho cuidado con el presupuesto porque si es fácil perder el control.

    Por cierto, ya se viene el pago de la anualidad de mi tarjeta, esta vez me tocará pagar, pero después de ello, si continúo pagándola puntualmente mes con mes, el banco me irá regresando la anualidad paulatinamente. La anualidad deberá quedar reintegrada antes de que se cumpla el segundo año. el plan es ir guardando ese dinero en NAFFDIA también para que vaya generando intereses y cuando se llegue la segunda anualidad, simplemente sacar el dinero y pagarla, en ese momento el proceso comienza de nuevo. Prácticamente la tarjeta se pagaría sola de por vida, siempre y cuando no aumenten el costo de la anualidad.

    Ahora queda pensar en como aprovechar el dinero generado por los intereses (NAFFDIA Y Puntos) que se lograron acumular.

    • Mauricio Priego 26/Sep/2014 en 6:16 am - Responder

      Eduardo, ¡excelente estrategia!
      Te agradezco que nos las compartas… Y más que no te hayas quedado en la estrategia para manejar la tarjeta de crédito, sino que te hayas explayado en los beneficios que te ha reportado. ¡Te felicito!
      Si me permites, quisiera publicar tu experiencia como un artículo por sí solo ;)
      ¡Éxito en tus proyectos!

      NOTA PARA OTROS LECTORES: La estrategia seguido por Eduardo, si bien le ha reportado muy buenos beneficios, implica un riesgo importante ya que si te falla, puedes quedar severamente endeudado. Así que si quieres intentarlo, sé prudente y preocúpate primero en reforzar tu disciplina y forjarte como totalero…

      • Eduardo Martínez 26/Sep/2014 en 7:51 am - Responder

        Hola Mauricio, gracias por tus comentarios, será un honor que tomes mis comentarios como inspiración para un artículo. En esta comunidad estamos todos para aprender de todos.

        Por cierto, ¿alguien conoce algún instrumento financiero de alta liquidez que de mas rendimientos que NAFFDIA?

        • Moises CC 26/Sep/2014 en 12:23 pm - Responder

          Pues, si usas los pagares de 30 días del banco walmart, creo te da mas, no? Los intereses son mas altos que los CETES, no?

  5. Rogelio 25/Sep/2014 en 5:18 pm - Responder

    En mi caso si me considero totalero, jejeje eso creoo jejeje, procuro de hecho que mi estrategia de compra sea algo que pudiera pagar al cierre de quincena, para pagarlo de inmediato e inclusive antes de que llegue el corte de tarjeta, solo no aplico esta estrategia si es a meses sin intereses, a menos que ya pueda saldra la cuenta de meses sin intereses por algun ingreso obtenido y que me dé para saldar la tarjeta, siempre procuro en utilizarla en emergencias o bién en compras a meses sin intereses y si de comprar algo preever pagarlo antes del corte. Saludos a todos y un saludo especial para Mauricio y felicitarle por sus grandes artículos

    • Mauricio Priego 26/Sep/2014 en 6:18 am - Responder

      Rogelio, muchas gracias por compartirnos tu experiencia ;)
      Te felicito por ser totalero… Aunque te agradecería nos extendieras un poco más como le haces en los casos de las emergencias, ya que éstas se caracterizan por no ser planeadas, y a primera vista esto pareciera ser una contradicción con uno de los principales fundamentos de los totaleros: La Planeación ;)
      ¡Éxito!

  6. Moises CC 23/Sep/2014 en 3:39 pm - Responder

    Mauricio… me agrada saber que no soy unico hehehe, me refiero a que le sabe uno sacar provecho a las tarjetas y no ellas a nosotros. Tambien soy totalero. Ahora bien, mi pregunta se encamina a “que tan cierto es que entre mas tarjetas de credito tengas, es malo para tu historial?” Digo, tengo 7 tarjetas, pago el total de mi deuda con ellas en cada corte(soy totalero) pero me han dicho que es malo, que en un futuro me podria afectar por tener tantas… es cierto?

    gracias

    • Mauricio Priego 24/Sep/2014 en 9:31 am - Responder

      Moisés, es un placer volver a saludarte… y estrechar la mano a un colega totalero ;)

      Mientras no tengas problemas con ninguna de las tarjetas que tengas, en realidad su número no impacta en tu historial crediticio. Me explico: Cuando preguntan al buró por una persona con múltiples tarjetas, el buró se limita a listar las que tiene y a indicar qué tan frecuentemente las usa, cuál es el saldo promedio que maneja, cuál es su pago promedio, y si está al día. Eso es todo.

      La gran mayoría de los evaluadores de crédito se fijan únicamente en si estás al día o no. Sin embargo, ya sea por el monto del crédito que estés solicitando o porque sea muy quisquilloso el evaluador, podría fijarse en el saldo promedio que manejas… y si no es coherente con los ingresos que estás reportando que tienes, entonces podría caer en susceptibilidades y considerar que eres sujeto de riesgo ya que podrías en corto plazo dejar de pagar tus tarjetas.

      Pero si tienes 100 tarjetas de tiendas departamentales y todas las tienes en cero, o más aún, no las has manejado, lo peor que podría pensar el evaluador es que tienes un muy raro hobbie: coleccionar tarjetas de crédito.

      Ahora bien, desde el punto de vista financiero, tener 7 tarjetas conlleva un costo, tanto económico por comisiones y anualidades, además de uno subjetivo relacionado con el tiempo que inviertes para la administración de tus cuentas (revisar estados de cuenta, etc) así como con el riesgo de perder el control en un momento dado y quedar endeudado. Debido a lo anterior en lo personal considero que dos tarjetas bancarias y dos comerciales son un máximo aceptable. ¿Para qué tener 7? ¿Qué beneficios obtienes?

      • Moises CC 24/Sep/2014 en 5:22 pm - Responder

        Interesante lo que hacen las personas que consultan Buro de Crédito… Y te cuento como administro mis 7 tarjetas: Tengo un programa llamado Microsoft Money 2007, es algo viejo pero me funciona a la perfección. Si me toma unas 5 hrs a la semana alimentarlo pero al mismo tiempo reviso edos de cta y demas… es el precio de tener tantas hehehe De las 7 tarjetas, solo pago anualidad de 2, ya que las otras 5 con los ‘beneficios” de puntos y demas, vienen casi dándome mas del triple de lo que pago en anualidades… El beneficio de tener varias es porque vivo en frontera y algunas son buenas por compras en el extranjero. Otras por las exclusividades en meses sin intereses o por los puntos que cambio en pesos que equivalen al 3% de lo que compro! Estoy por cancelar una ya que antes si me servia pero con esa de la reforma fiscal, pues era la que usaba para prestarles a mis amigos para sus compras….

        gracias

        • Mauricio Priego 25/Sep/2014 en 5:39 am - Responder

          Gracias a ti Moises, tu metodología es digna de ser utilizada como modelo con todo y el número aparentemente elevado de tarjetas: Usas una herramienta para facilitarte la administración de tus tarjetas, dedicas tiempo de forma disciplinada para llevar a cabo esa administración, tienes una estrategia detrás del uso de las tarjetas las cuales incluso te generan un ingreso por más modesto que sea (el triple de la anualidad) y realizas ajustes cuando es necesario (cancelar la tarjeta porque ya no es viable por los cambios fiscales).
          Eso demuestra que ser totalero con siete tarjetas de crédito no es cuestión de suerte ;)
          Gracias nuevamente y éxito en tus proyectos :D

  7. Ericking 23/Sep/2014 en 6:11 am - Responder

    Buen día gracias por compartir tu experiencia con nosotros y a ti Mauricio por tu pagina
    Le comparto mi experiencia

    Me sentía frustrado porque cada quincena a pesar de que mis ingresos no eran pocos siempre tenía deudas

    Después de muchas discusiones con mi esposa nos decidimos hacer un presupuesto
    Cada quincena depositamos en varios sobres el dinero destinado a cada concepto como super, hipoteca, servicios etc nos dio Buenos resultados

    Siempre mis papas me comentaron de niño que las tarjetas de crédito eran malas, pero por lo que yo nunca quise una y las consideraba malas

    Un día quise sacar una tarjeta de crédito para comprar un comedor pero no me dieron crédito porque nunca había tenido un crédito y no sabían si pagaría por lo que pensé que si después quisiera un crédito bancario nunca me lo darían

    Por lo que solicite una tarjeta de crédito para hacer historial crediticio pero con la encomienda de no pagar un solo peso de interés

    Lo que hago es lo siguiente:

    Cuando tengo que hacer un pago como cargar gasolina o pagar el superior, lo hago con la tarjeta de crédito pero depósito en un sobre el dinero que por supuesto tengo la obligación de tener en efectivo, pero por lo que al momento de hacer el pago sólo hago el deposito del dinero que ya tengo y lo hago por el pago total y de esa forma como hago el pago total no pago un solo peso de interés, claro que las compras dan puntos y aprovecho los raquiticos regalos que otorgan

    Tengo con este sistema casi dos años. El primer año no Page anualidad hasta el segundo. El por lo que tal vez cancele la tarjeta y solicite en otro banco otra si pagar anualidad. El y cancelarla cuando me quieran cobrar anualidad

    Espero que les ayude mi experiencia

    Nuevamente gracias por tener este foro para poder aprender de finanzas y mejorar nuestra economía

  8. Mario 23/Sep/2014 en 3:04 am - Responder

    Excelente publicación Mauricio, llevo ya casi 4 años con TC y soy orgullosamente totalero, hasta el momento no he pagado un solo peso de intereses y como bien dices, el banco me paga por usar su tarjeta jejeje el banco me ha comprado ropa, comida una vez me invitó 10 días hábiles seguidos el desayuno en los Bisquets de Obregón y también me paga las casetas. Utilizándola como medio de pago y como se debe, realmente es una gran herramienta. Saludos!!!

    • Mauricio Priego 23/Sep/2014 en 5:42 am - Responder

      ¡Excelente Mario! Ésa es la idea: explotar nosotros al banco en vez de que el banco nos explote a nosotros ;)
      Gracias por compartirnos tu experiencia
      ¡Éxito!

  9. ACooper 22/Sep/2014 en 9:56 am - Responder

    Hola Mauricio!
    tengo poco leyendo tu blog, llegué a él por medio de otros, pero lo que he ido leyendo me ha parecido muy útil! En particular este articulo :) hace algunos meses que hemos saldado por completo la TDC (si solo una :D y una departamental , para ambos, mi pareja y yo) y pues sin querer un poco, hemos estado experimentando con los puntos que marcas en tu lista, solo como referencia, somos totaleres del tipo 2.. aunque eso lo implementamos desde antes, el prespuesto sobre lo ya recibido, nunca sobre lo que aun no se recibe, la técnica que usamos es el presupuesto cero (ynab) … y la verdad es que nos ha ido muy bien!
    algunos otros puntos no los tenía tan presentes, pero pues serán tomados en cuenta pronto!
    saludos”

  10. Antonio 22/Sep/2014 en 8:46 am - Responder

    Hola Mauricio, he leído muchos de tus artículos y me han ayudado bastante, tengo un par de inquietudes espero me puedas ayudar.
    1. Hace dos semanas compré por Internet una cámara fotográfica, normalmente el banco en el que estoy cuando hago una compra mayor a 1,000 pesos me manda un mensaje de texto notificandome dicha compra, ahora bien ese día después de ingresar los datos de mi tarjeta de crédito para efectuar la compra, efectivamente a los pocos segundos recibí la notificación de compra, la cosa es que hoy verificando mi estado de cuenta por Internet no me aparece el cargo por la compra de dicha cámara. ¿Sabes que se debe hacer en éstos casos? O podría decirse que corrí con suerte y la cámara me salió gratis?????

    2. Tienes algún artículo o me podrías recomendar alguno para saber ¿Qué es y cómo se hace la declaración anual de impuestos?

    De antemano gracias y como observación, es admirable la labor que haces para fomentar una sana cultura financiera en la sociedad.

    Saludos,
    Antonio

    • ericking 23/Sep/2014 en 9:15 pm - Responder

      Buen dia Antonio, no creo ser la persona mas capacitada para contestarte, pero creo que no aparece el cargo porque algunos establecimientos tardan algunos dias en hacer el registro de la compra, a mí me ha pasado algunas ocasiones que hago alguna compra y se refleja en la tarjeta 2 o hasta 4 dias. Pero no te confies, el banco podra olvidar que le hiciste un pago, pero NO CREO QUE OLVIDE QUE LE HICISTE UNA COMPRA.
      Tu que opinas Mauricio…

      • Mauricio Priego 24/Sep/2014 en 6:11 am - Responder

        En general estás en lo correcto Erick, en ocasiones se tardan los bancos algunos día en reflejar la deuda en el estado de cuenta… Pero sí pueden pasar por alto una compra ;)

        Esto lo afirmo porque en los 20 años que llevo manejando la tarjeta, me ha sucedido unas 10 veces. De hecho, si hacemos a un lado comisiones no reconocidas y fraudes electrónicos, es más frecuente que no se me hayan realizado cargos de compras que sí realicé que me hayan cargado compras que no reconozca. Desconozco a qué se deba…

        Ahora bien, que el banco se tarde en reflejar una compra es con mucho más frecuente, por lo que lo ideal es separar ese dinero en alguna cuenta de ahorro bien identificado para que, cuando se realice el cargo, tengas el dinero para pagarlo. Lo que yo hago es que resguardo el dinero por un año, y si no me realizan el cargo, lo utilizo para otros fines (justo pago a las arbitrariedades que sufrimos por parte de los bancos). Sin embargo, en la práctica a lo mucho que se retrasa un pago es al siguiente corte de la tarjeta (usualmente son compras que se realizan cerca de la fecha de corte).

        Tengan ambos un gran día ;)

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.