Estafadores disfrazados de prestamistas, caso de estudio

Mauricio Priego 27/Ene/2014 222

Estafadores disfrazados de prestamistas

Pedro me contactó hace un tiempo solicitando mi opinión: como necesitaba un préstamo de $5000 para pagarlos en dos meses decidió buscar en Internet, encontrando finalmente a Inter Biu Credit Union, una organización dedicada a ayudar a las personas que necesitan un préstamo. Lo que levantó su suspicacia fue que todo el contacto era por correo sin dar un teléfono al cual hablar, además de que le solicitaban realizar un depósito del 3% por “impuestos de la deuda tributaria” para liberar el préstamo. 




Hice entonces una breve investigación: busqué más información de esa empresa en Internet y me topé con algunas curiosidades:

  • La dirección electrónica de la organización era interbiucreditunion.devhub.com Esta dirección representa que la página de interbiucreditunion está hospedada en el servidor de devhub.com ¿Y quién es  devhub? ¿Alguna institución financiera o una ONG para ayudar a los necesitados?
  • Pues resulta que ninguna de las dos: devhub.com es un servicio de hospedaje gratuito donde cualquiera puede crear un sitio web. Es decir, la supuesta organización no rentó un servicio de hospedaje profesional que garantice la atención a sus clientes. ¿Fue porque no tienen dinero? Si ese fuera el caso, ¿de dónde sacan entonces el dinero para los préstamos?
  • Entrando a su portal me topé que en la presentación de la empresa dice explícitamente que “fue fundada por tres prestamistas que quieren ayudar a las personas que necesitan un préstamo“. ¿Y quiénes son esos tres prestamistas? No lo dice. ¿Dónde se ubican sus oficinas? Tampoco lo dice. ¿En qué teléfonos puedes contactarlos? Tampoco lo dice.
  • Entonces decidí ver qué se dice de esa empresa en las redes para así tener referencias… Y resultó que nadie habla ni bien ni mal de la “organización”. Aparecía, eso sí, en cientos de páginas donde se pueden poner anuncios gratuitos.

¿Conclusión? La posibilidad de que sea un fraude es gigantesca… De hecho, me atrevería a apostar que más que una posibilidad, es una certeza. Finalmente Pedro no hizo el depósito y solucionó su necesidad de otra manera.

Vivimos momentos difíciles sin importar tu lugar de residencia. Alrededor del orbe se escucha de incremento de impuestos, desaceleración económica, aumento en los precios… y lo común, aunque no se publique en las noticias, es que los salarios no se incrementan con la misma velocidad. El escenario perfecto para que las personas busquen financiamiento.

Y sabiendo lo anterior, no faltan delincuentes (por no decirles más feo) que buscan aprovechar la situación, ya sea cobrando intereses altísimos, ya sea estafando a los incautos. En el caso de estudio fue relativamente fácil identificar que el prestamista era un defraudador disfrazado, pero si consideramos lo barato que es contratar un dominio propio y que alguien con mayor malicia puede muy bien imitar el contenido de una página de una casa financiera seria, queda claro que hay otras cosas en las que debes de fijarte antes de contratar un préstamo a través de Internet:

  • Confirma la existencia de la empresa. La mayoría de los países tienen algún organismo gubernamental que regula a las instituciones financieras y a las de crédito (en México puedes confirmar las empresas reguladas en la CONDUSEF)
  • Es difícil que te den un préstamo sin pedirte algún tipo de garantía así como tus datos personales. Si no te los piden, aléjate… Y si te los piden, piensa que estás dando información muy delicada como tu domicilio y nivel de ingresos a un desconocido ¿seguro que quieres hacerlo?
  • Busca en directorios telefónicos y páginas amarillas  a quien te pretende otorgar el préstamo, y confirma que la dirección y teléfono coincidan.
  • Busca en las redes sociales. Es un hecho que de cualquier banco verás que están echando pestes, pero lo que buscas es precisamente eso ¡que hablen de quien te pretende dar el préstamo! Demasiado silencio es sospechoso.
  • Pregúntate seriamente, ¿por qué no acudes a fuentes de financiamiento más ortodoxas como bancos, cajas de ahorro y crédito popular (registradas), o la propia empresa para la que trabajas? Demasiadas facilidades conllevan, normalmente, mayores costos de financiamiento y métodos más “duros” para cobrar adeudos vencidos.

Y lo más importante de todo: Si estás evaluando un préstamo,

¿En verdad necesitas aquello por lo que te vas a endeudar? Porque si en vez de endeudarte para comprarlo hoy ahorraras esa misma cantidad que estás dispuesto a pagar al prestamista, podrías adquirirlo sin endeudarte, a un menor precio, y llevándote unos pesos extras por los intereses generados por tu dinero.

¡Éxito!

¿Has tenido alguna experiencia semejante? ¿Tienes alguna opinión que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores.

Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Referencias

222 Comentarios »

  1. Anonimo 09/Nov/2017 en 10:05 am - Responder

    Hola yo eh tenido un caso con un prestamista q supuestamente es de grupo coopsafin me dio su numero de telefono y tienen una pagina de faccebok con el numero q me envio tambien el ah utilizado mi cuenta para recibir pagos supuestamente y q yo deveria enviarselos por money gram a todo esto me pedia un pago de 1700 pesos para obtener mi prestamo!!q nunca llego el numero es +XXXXXX3693477 señor guy lay

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.