El tabú del seguro de vida ¿Cómo informar a mi familia?

Mauricio Priego 02/Dic/2013 2
El tabú del seguro de vida ¿Cómo informar a mi familia?

“- Hijo, mira, estos son los papeles de mi seguro de vida. Si algo pasara…”

“- ¿Pero de qué estás hablando? No hables como si ya te fueses a morir… ¿O es que sabes algo que no nos has dicho?”

¿Se te hace conocido este diálogo? La muerte es algo irremediablemente ligado con la vida (por lo menos como la conocemos en este mundo). Quizá por ello somos renuentes a escuchar hablar a nuestros seres más queridos de su propia muerte: Nos enfrenta a la realidad del dolor de la separación… y del fin de nuestra propia existencia. Más allá de la esperanza en otra vida o de nuestras propias creencias, al momento de dejar este mundo dejamos a nuestros hijos, padres, pareja en la necesidad de lidiar con su tristeza y continuar avante con su vida, para lo cual necesitarán, entre otras cosas, recursos económicos.




¿Te parece que estoy frivolizando el deceso de un ser humano? Quizá… pero no por ello deja de ser verdad.  Y si tienes un seguro para brindarles ese respaldo económico, entonces

¿por qué no garantizar que  tus seres queridos sepan aprovechar el seguro llegado el momento, de manera que ellos puedan ocuparse de temas más profundos como aceptar esa última despedida, apoyarse unos a otros y salir adelante?

Selecciona un asesor de seguros

Si bien muchas veces por facilidad contratamos el seguro en el banco o nos dan uno en el trabajo como prestación, al llegar el momento no hay quien acompañe a tus deudos asesorándoles en los trámites y viendo que aprovechen todos los beneficios a los que tienen derecho.

Un buen asesor de seguros (subrayo, no un vendedor) sí cumple con esa función, además de brindarte la oportunidad de armar junto contigo una estrategia para proteger el patrimonio de tu familia acorde a tus necesidades así como asesorarte en el momento en que necesites hacer válidos los seguros contratados, más allá de sólo venderte el seguro de vida. 

Integra en una sola carpeta tus seguros de vida

En muchas ocasiones las personas tenemos más de un seguro de vida… y lo peor es que a veces ni siquiera lo sabemos:

  • Empresas, instituciones y organismos que ofrecen un seguro de vida al trabajador como prestación;
  • Programas de Seguridad Social y Servicios de Salud del gobierno que contemplan apoyos económicos para familiares directos al momento de la muerte de un trabajador;
  • Tarjetas de crédito que incluyen en su anualidad un seguro de vida;
  • Cuentas de inversión que incluyen entre sus beneficios un seguro de vida;
  • Seguros contratados para otros fines (auto, gastos médicos, estudios) que incluyen en sus primas un seguro de vida;
  • Todo lo anterior sin contar que hay quien contrata más de un seguro de vida.

Si tenemos la documentación de esos seguros dispersa – o si no sabemos que lo tenemos – es muy fácil que nuestros seres queridos en el momento crítico la pasen por alto y aún que nunca sepan que tuviste ese seguro.

Incluye en la carpeta un resumen de lo que tienen derecho por cada seguro

¿Sabías que hay seguros que si mueres por accidente les dan a tus deudos una cantidad mayor a que si mueres de causas naturales? ¿Y que hay otros en los que si quedas totalmente incapacitado te pagan el seguro completo, y al momento de fallecer, le vuelven a dar una cantidad semejante a tus deudos? Y hay ocasiones en las que el seguro se dejó de pagar hace ya años y sin embargo tienes derecho a él.

Recuerda que llegado el momento no vas a estar ahí para decirles a qué tienen derecho, y aún que se los platiques hoy, es posible que lo hayan ya olvidado dentro de una semana. Es por eso muy importante que los puntos importantes los asientes por escrito de forma concentrada incluyéndolo en tu carpeta del seguro de vida (de hecho, a mi parecer esta debería ser la primera hoja de la carpeta).

Incluye en la carpeta el proceso a seguir para reclamar cada seguro

Lo más engorroso de los seguros es reclamarlos. Para allanarles el camino a tus seres queridos incluye en la carpeta teléfonos, direcciones a dónde acudir, personas por quienes preguntar (de ser el caso), documentos requeridos indicando si se requieren en original y en su caso cuántas copias, tiempos de espera en caso de aplicar, formatos que haya que llenar. De preferencia ponlos en orden y en forma de lista para que sea más fácil su interpretación y seguimiento.

Es una excelente idea armar la carpeta completa en compañía de tu asesor de seguros, ya que con su experiencia podrá identificar beneficios que quizá desconocías, además de que conoce a detalle los procesos de tanto tramitarlos.

Entrega la carpeta a tus seres queridos

Y aquí viene el diálogo con el que inicié este artículo. Es muy posible que cuando quieras presentar la carpeta a tus seres queridos te topes con resistencia, a veces en forma de rechazo,  a veces como desinterés; en algunas ocasiones como desdén, otras más llevándolo a broma y no faltará quien simplemente se niegue a hablar del tema.

Por ello recomiendo que no prepares un discurso ni tomes un tono solemne. Recuerda que aún no te estás muriendo…

  • Identifica un lugar seguro y a la mano en tu casa donde pondrás la carpeta, puede ser un librero, una caja de seguridad, o un archivero donde todos saben que resguardas los documentos importantes;
  • A la carpeta ponle un distintivo, algo que la haga fácil de identificar, pero eso sí que no sea un macabro color negro o un sangriento rojo. Es buena idea que sea algo alegre o que infunda esperanza.
  • Un día que estén reunidos simplemente dilo. Sin preámbulos ni introducciones largas. Algo como “Aprovechando que estamos todos. Armé esta carpeta con todo lo relativo a mi seguro de vida para que sepan qué hacer y a qué tienen derecho llegado el momento. Estoy bien, no me pasa nada, pero porque les amo decidí protegerlos, y no quisiera que mi esfuerzo se desperdiciara sólo por no informárselos. La carpeta va a estar en este librero“.
  • Es conveniente tener una segunda carpeta de respaldo fuera de tu casa. Quizá en casa de algún hermano, familiar cercano o amigo de toda tu confianza. Quizá en alguna bóveda de seguridad.
  • Indica la ubicación de las carpetas (la de tu casa y la de respaldo) a tu asesor de seguros así como al abogado familiar en caso de tenerlo.

Recomendaciones finales

  • Mantén tu carpeta actualizada. De nada les va a servir si cambiaste de aseguradora, o los teléfonos ya no son los mismos, o si cambiaron los beneficios…
  • Cuida que no quede sepultada por otros papeles, libros, cajas, adornos…
  • Presenta a tu asesor ante tu familia. Y no sólo por el tema del seguro de vida, sino para que sepan a quien acudir en caso de no saber qué hacer al presentarse cualquier siniestro. Pídeles que lo incluyan junto con su número telefónico entre los contactos de sus celulares e incluye sus datos entre los teléfonos de emergencia que manejen en tu casa.

Y mis mejores deseos para una larga y fructífera vida ;)

¡Éxito!

Este artículo fue publicado por primera vez en practifinanzas.com. Si tienes interés en compartirlo publicándolo en tu blog  o página web (reblogging), por favor sigue esta liga.
¿Tienes alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores. Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Artículos relacionados

2 Comentarios »

  1. Edith 18/Dic/2013 en 10:07 am - Responder

    Qué buen post. Para mí no es tema tabú, para nada. De hecho, mi plan es que a mediados del próximo año ya esté completa mi carpeta en casa, una copia que quede guardada con mi suegra (por si fallecemos mi esposo y yo al mismo tiempo) donde añadiré además cartas para mis seres queridos, el testamento, instrucciones para acceder al fondo que administrará mi amiga que se quedaría con mi querida gatita, así como una carta simple que refleje cuáles son mis deseos para que dispongan de mi cuerpo (me revolcaría en el más allá si compraran una caja de cedro, ¡amo a los árboles!), de mis artículos personales (quién quiero que conserve mi computadora, mis joyas, dónde donar mi ropa, quién se quedará mis preciados libros, etc.) Creo que estar preparada para la muerte me ayuda a estar más tranquila en vida.

    • Mauricio Priego 19/Dic/2013 en 2:52 pm - Responder

      Edith, éso es en verdad estar preparada.

      Para serte honesto no se me había ocurrido pensar en mi perrita o poner también en la carpeta mi deseo de donar mis órganos… Pero tienes razón. Sería una buena idea (ahora a completar la carpeta).

      Muchas gracias por complementar el tema :D

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.