El costo de los gastos hormiga

Mauricio Priego 02/Ago/2012 2

El costo de tus gastos hormigaLas fugas de dinero es quizá uno de los grandes retos a vencer cuando se quiere mejorar las finanzas personales. Es tan fácil comprar una bolsa de papas fritas, unos chicles o un refresco debido a su bajo costo, que realmente no lo sentimos al momento de pagar… pero conforme pasa el tiempo llega el momento en que nos preguntamos en qué se nos fue el dinero sin llegar a recordar todos esos pequeños gastos que al sumarse nos descapitalizaron. Pero más que hablar de estos gastos en sí, el enfoque que quisiera compartir con ustedes es el costo de oportunidad que nos representan estas fugas de dinero: No solamente gastas el dinero, sino que dejas de ganarlo sin consideramos el rendimiento que podría darte si lo depositaras, en vez de gastarlo, en alguna cuenta de ahorro o inversión.

Para realizar este ejercicio, los precios de los diferentes productos y servicios fueron consultados en diferentes comercios de la ciudad de Mérida (México), durante este mes de julio. Para calcular el dinero que significaría en un año, consideré que la persona guardase el dinero en una alcancía invirtiéndolo al final del mes en una cuenta de vencimiento mensual, la cual le diera el mismo rendimiento que los CETES a 28 días (4.13% anualizado), reinvirtiendo intereses y capital al final de cada mes. Estos son los resultados, determinados a través de nuestra calculadora financiera:

  • Bolsa de papas fritas para una persona, precio unitario $7. Comprando 3 bolsas a la semana, tenemos en un año $1,030.00
  • Paquete de galletas individual cuesta $6. Comprando dos paquetes a la semana, tenemos en una año $589.00
  • Un periódico cuesta en promedio de $6, por lo que si se compra diariamente se tendrían al finalizar el año $2,282.57
  • Un refresco de lata cuesta también $6, que tomándonos un promedio de dos al día, en un año significan $4,417.87
  • Una cerveza de lata cuesta $12. Considerando que el viernes te tomes 2 saliendo de la oficina con los amigos, el sábado 4 entre la comida y la cena y el domingo otras 2 (algo bastante conservador para muchos) representan $4,712.40
  • Un paquete de 20 cigarros cuesta $30. Suponiendo que la persona consuma 5 al día, en un año se alcanzarían los $2,761.17
  • Los boletos normales para el cine en fin de semana rondan los $60. Ir dos veces al mes con tu pareja son $2,945.25
  • Jugar al melate (con revancha) cuesta $20… con la probabilidad de volverte millonario, claro. Un año de jugar este juego de azar significan $1,963.50
  • Finalmente, dos cafés americanos a la semana a $15 representan al final del año $1,472.62

Yendo un poco más lejos, si un fumador de 30 años dejara de fumar hoy y el dinero de los cigarros lo ahorrase por el resto de su vida laboral (35 años más), al momento de su retiro tendría $212,115.57; y si lo que dejases fuera la cerveza, lo que obtendría al retirarse sólo por ahorrar el importe de esa bebida serían $362,010.57... Así que si hoy eres fumador y bebedor social, ¡lo que obtendrías por ahorrarte el costo de ambos productos según los ejemplos dados serían $574,126.13!

Pero aclaremos un punto: no es la idea que no te des ningún gusto, que nunca salgas con tus amigos, o que te abstengas de ir al cine. El problema de fondo con los gastos hormiga es que no los controlas… siendo la solución:

a) Integrarlos a tu presupuesto

  • Incluye en tu presupuesto una partida (cantidad) para gastos personales. De aquí es donde tomarías el dinero para comprarte las papitas, los refrescos, etc.
  • Incluye otra partida para esparcimiento y diversión, donde incluyes el dinero para el cine, para salir a comer con tu familia o para ir a algún antro con tus amigos o amigas.
  • Se honesto contigo: El importe asignado debe ser congruente con tus ingresos y la etapa financiera en la que te encuentras, siendo importante que por más limitado que te encuentres no los desaparezcas por completo. La realidad es que en algún momento tendrás sed necesitando comprarte alguna bebida o requerirás de un momento de esparcimiento para relajarte y disfrutar a tu familia y amigos.
  • Una vez asignado un monto a tus gastos personales y al esparcimiento, sé disciplinado y no gastes más de lo que planeaste.
  • Recuerda que uno de los principios de la elaboración de tu presupuesto, es que antes de repartir tu dinero entre tus diferentes gastos, primero separes una cantidad – de preferencia fija – para el ahorro.

b) Optimizar tus gastos

  • Si al momento de sentarte a hacer números detectas diversas salidas de dinero que no tenías en presupuesto (adquisición de revistas, pasaje del camión urbano, domingo/gastada para tus hijos, flores para tu pareja), asigna a esos gastos una prioridad.
  • Los que consideres prioritarios añádelos a tu presupuesto según vimos en el punto anterior y suprime aquellos que no lo sean.
  • Procura depositar ése dinero que te ahorras al reducir tus gastos en una cuenta de ahorro… y no cedas a la tentación de retirarlo.
  • Reconozcamos que fumar o beber representan una placer y una forma de relajarse y liberar el estrés de muchos… pero no dejan de ser vicios que dañan tu salud y a la larga tu relación con la familia y aún con amigos cercanos (me refiero a los verdaderos amigos, no a los compañeros de parranda). Aléjate de la bebida, el tabaco, las drogas y la comida desmesurada ahorrando ese dinero… y en muchos casos se tendrá el beneficio adicional de ver cómo las deudas se reducen al ya no estar pagando vicios con dinero que no se tiene.

c) Definir un objetivo de ahorro

  • Ahorrar tan sólo por ahorrar difícilmente motiva a alguien. Es por ello que es recomendable el ponerte un objetivo, algo que quisieras hacer con ese dinero, en lo cual encuentres la motivación necesaria para esforzarte.
  • Puede ser un objetivo a corto plazo (como tener una cena navideña inolvidable), a mediano plazo (como ahorrar el dinero por 5 años para salir de vacaciones con tu familia a la playa), o de largo plazo (como capitalizarte para poner un negocio o para tener un retiro digno).
  • Lo importante del objetivo es que sea realista con respecto a la cantidad de dinero que tendrás llegado el momento (puedes calcularlo con nuestra calculadora) y que sea algo que realmente disfrutes, de preferencia compartiéndolo con aquellos a quienes amas.
  • Y tomando la idea de otros autores: visualiza ese objetivo, pon una imagen que te lo recuerde en la puerta de tu refrigerador, planéalo y calcula cuánto necesitas para hacerlo realidad.

Como podemos ver, el convertir los gastos hormiga en una fuente de ahorro puede darte mayores satisfacciones y bienestar en el futuro, sin por ello tener que sacrificar por completo los pequeños placeres del día con día ni el compartir con la familia y los amigos. Lo importante es no desanimarse, principalmente cuando los planes son de largo plazo y al principio pareciera que el monto ahorrado no crece de forma importante… Pero en esos momentos saca fuerza recordando tus objetivos, y si necesitas unas palabras de aliento, recuerda que lo que buscamos es caminar juntos por el sendero que conduce a la libertad financiera, de forma que podamos impulsarnos mutuamente.

¡Éxito!

¿Tienes otras estrategias que te han dado buen resultado? ¿Has tenido alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales enriquecen a todos aquellos que lean este artículo.

Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

 Artículos relacionados

2 Comentarios »

  1. Sofía Montero 12/Ene/2016 en 1:23 pm - Responder

    Excelente artículo… GASTOS HORMIGA… efectivamente, cuando te das cuenta, ya no la billetera, sino hasta el monedero está vacío! Realmente considero que con el tiempo se vuelve rutina, aún peor, se vuelve un hábito y, los hábitos son muy difíciles de modificar… PERO, ‘haciendo de tripas corazón’ empecé desde hace ya algunos meses a guardar todas las monedas de $10.= que me quedan del día vivido, poniéndolo en un frasco de vidrio grande… se me ha hecho eterno y no logro llenarlo, pero mi meta es NO contarlo hasta que llegue al tope para invertirlo como mencionaste.
    Ya les informaré de los resultados, creo que me llevaré una gran sorpresa! GRACIAS por tu apoyo y guía.

    • Mauricio Priego 13/Ene/2016 en 6:27 am - Responder

      Gracias a ti por compartirnos tu experiencia ;)
      Verás que con determinación podrás lograrlo llevándote, como dices, una gran sorpresa de cuánto lograste juntar ;)
      ¡Éxito! … Y no olvides compartirnos cuánto juntaste :)

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.