Ahorrar en algo más valioso que el dinero, mi propósito para año nuevo

Mauricio Priego 04/Ene/2016 4

Ahorrar en algo más valioso que el dinero, mi propósito para año nuevo

Nuevamente nos encontramos celebrando un año nuevo y seguramente más de uno nos preguntamos en qué momento pasó tan rápido el tiempo a nuestro lado mientras estábamos entregados al trabajo, a resolver pendientes, a alcanzar los objetivos que teníamos impuestos. En nuestro esfuerzo por llevar el paso de la vertiginosa vida moderna, olvidamos en el camino la importancia de ahorrar… De ahorrar en algo más valioso que el dinero: Nuestro Tiempo.




Así es. Al igual que para tener finanzas sanas es necesario llevar un presupuesto para controlar nuestros gastos dando prioridad al ahorro de manera que podamos realizar nuestros sueños y estar preparados para las sorpresas que nos depara el futuro, para tener una vida equilibrada debemos distribuir nuestro tiempo en los diferentes compromisos y actividades que necesitamos llevar a cabo, pero en este caso dando prioridad a dedicar tiempo a aquello que nos hace mujeres y hombres verdaderos…

… Dedicar tiempo a ser agradecidos con todo aquel que nos brinda su apoyo, su mano amiga, o tan sólo su sonrisa;

… Dedicar tiempo a convivir con aquellos amigos que han acompañado nuestro camino en vez de buscarles sólo cuando necesitamos de ellos;

… Dedicar tiempo a cultivar nuestra relación con nuestra pareja, recordando que el amor es una preciosa flor que sólo florece ante los cálidos rayos de la comprensión, el fresco rocío del respeto, y la suave brisa del diálogo;

… Dedicar tiempo a jugar con nuestros hijos pequeños, a escuchar a nuestros hijos adolescentes, a brindar apoyo y consejo a nuestros hijos mayores, con lo cual sabrán que siempre podrán contar con nosotros creciendo y desarrollándose como hombres y mujeres de bien;

… Dedicar tiempo a nuestros padres y madres, leales guardianes y fieles consejeros en quienes siempre podremos depositar nuestra confianza, por más que los mantengamos alejados de nosotros tan absortos por nuestras responsabilidades y en necesidades de la familia que hemos formado;

… Dedicar tiempo a quien necesita de nuestro apoyo, ya sea material o moral, para salir adelante, para sacar adelante a su familia, para volver a creer que existe la esperanza;

… Dedicar tiempo a crecer espiritualmente, a ejercitar nuestro cuerpo, a leer un buen libro, a aprender algo nuevo, a descubrir nuestras habilidades;

Y finalmente, dedicar a Dios todo aquello en que hemos invertido nuestro tiempo para que nuestro esfuerzo se vea multiplicado en aquellas personas a quienes brindamos ése tiempo, de manera que ellos dediquen también parte de su tiempo en hacer la diferencia.

Que a lo largo del 2016 la prosperidad y la armonía reinen en sus hogares… ¡Felicidades!

Agradezco a Sofía Montero quien me brindó la semilla para escribir esta reflexión para ustedes, y más importante aún, la semilla de la vida para así poder compartirla con ustedes. Mi querida madre, desde estas líneas te mando un beso…

Este artículo fue publicado por primera vez en practifinanzas.com. Si tienes interés en compartirlo publicándolo en tu blog  o página web (reblogging), por favor sigue esta liga.
¿Tienes alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores. Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Referencias

4 Comentarios »

  1. Elizabeth Padilla 09/Feb/2016 en 1:03 pm - Responder

    Hola Mauricio, te deseo un excelente año, y que este y todos tus propósitos se vean coronados por el éxito.
    Yo no suelo hacer propósitos de año nuevo, cuando deseo hacer un cambio pienso que cualquier día es bueno para fijarlo como meta :) y esta vez, (como tantas otras) tus publicaciones son un refuerzo del universo a algo que se viene gestando en mi. Lo que mencionas en este artículo es algo en lo que me vengo esforzando de unos meses para acá; ahorrar tiempo, no como avaricia, si no entendido como una mejor distribución de ese recurso que en alguno de tus artículos anteriores referiste (si no recuerdo mal) como “el único recurso no renovable”.
    Destinarlo y distribuirlo sabiamente entre las personas y los objetivos que tenemos de vida.
    Y en mi caso no sobrecargarme con tantas actividades que después me pese no haber alcanzado a cumplir con la agenda.
    Recibe un gélido abrazo (en Guanatos me estoy congelando) pero con mucho cariño y admiración.

  2. Sofia Montero 06/Ene/2016 en 1:37 pm - Responder

    Recibo tu beso con el amor y reconocimiento de siempre, mi querido hijo y, por favor, No dejes de escribir, ya que es a través de tus sentimientos e imaginación que nos haces llegar, con tus cuentos y escritos, a meditar, profundizar en los valores que, muchos hoy en día, consideran extintos. Gran labor de tu parte!

    Te pido un favor, para mi beneplácito y segura estoy, que el de muchos más de tus lectores antiguos y recientes, vuelvas a conmovernos con tu cuento de “La viejita feliz”… mi favorito.

  3. Ralph Jayden 04/Ene/2016 en 10:59 am - Responder

    Muy acertadas tus lineas, para reflexionar y sobre todo actuar. Saludos amigo y que tengas un excelente 2016.

    • Mauricio Priego 05/Ene/2016 en 7:22 am - Responder

      Gracias Ralph!
      Éxito en tus proyectos :D

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.