El Robo de Identidad – Qué es, cómo prevenirlo y cómo enfrentarlo

Mauricio Priego 17/Jun/2013 4

Robo de identidad

¿Te imaginas que al solicitar un crédito para la compra de tu casa o un auto te lo rechacen por estar boletinado debido a un préstamo que sabes nunca realizaste? ¿O que algún conocido te contacte para recriminarte por hostigar a sus hijos a través del correo o redes sociales aún que sabes que nunca ha pasado siquiera por tu cabeza el hacerlo? ¿O que un banco te llame para exigirte el pago de una tarjeta que nunca sacaste, que aparezcan en tu tarjeta compras que nunca realizaste, o peor aún, te cite un juez o te detenga la policía por un delito que no cometiste? El Robo de Identidad es una dura realidad para los 8 millones de víctimas anuales por este delito tan solo en los Estados Unidos. Por ello es importante tomar conciencia sobre este riesgo, conocer cómo prevenirlo y estar preparados sabiendo qué hacer en caso de caer en las garras de uno de estos delincuentes.




¿Qué es el Robo de Identidad?

Si bien como todos sabemos actualmente es posible identificar a una persona con tan solo un cabello a través de su ADN o por una huella digital dejada en un vaso, vivimos en un mundo donde nuestra identidad es determinada por datos personales como son nuestro nombre, fecha de nacimiento, algún registro oficial (como por ejemplo el Número de Seguridad Social, Registro Federal de Contribuyentes, Clave Única de Registro de Población), una identificación oficial con fotografía o una tarjeta de crédito. Cuando alguien obtiene alguno de estos datos usándolos en su provecho para hacerse pasar por nosotros sin nuestro consentimiento hablamos de Robo de Identidad, un delito que no está tipificado en muchos países (entre ellos México) pero que genera fraudes por más de 54 mil millones de dólares cada año alrededor del mundo.

¿Qué formas de Robo de Identidad existen?

Dependiendo del objetivo que busque el delincuente, el robo de identidad se divide en

  • Robo de Identidad Financiera – El delincuente hace uso de las líneas de crédito de su víctima, abre nuevas líneas de crédito a su nombre, se apropia de sus cuentas de ahorro e inversión o realiza la contratación de diversos servicios. Resultado: Potencialmente la víctima ve destruida su salud financiera al quedarse sin ahorros, con fuertes compromisos financieros y endeudada.
  • Robo de Identidad Gubernamental (Ciudadanía) – En este caso el delincuente busca conseguir empleo, obtener servicios o beneficios del gobierno, o hacer uso de los derechos civiles de su víctima. Resultado: Potencialmente la víctima se ve privada de los servicios y beneficios a los que debiera tener derecho, y aún obligada a responder por las acciones y responsabilidades asumidas por el delincuente.
  • Robo de Identidad Penal – Aquí el delincuente busca hacer uso del buen nombre de su víctima, de manera que bajo un nombre libre de antecedentes penales pueda llevar a cabo desde transacciones comerciales, hasta librarse de arrestos y de responsabilidades como el pago de manutención de los hijos. Resultado: La víctima puede verse envuelta en temas de lavado de dinero o delincuencia organizada, ser considerado un prestanombres de un delincuente o verse involucrado en delitos cometidos por el delincuente.
  • Robo de Identidad Médica – Al hacerse pasar por su víctima, el delincuente busca recibir atención médica, obtener medicamentos o presentar reclamaciones falsas de servicios médicos. Resultado: La víctima puede, desde verse privada del resarcimiento de sus gastos médicos al haber sido ya cobrados por el delincuente, hasta el que se incluya información errónea en sus registros médicos, lo cual podría tener repercusiones graves al ser considerada para tratamientos médicos posteriores que necesitase la víctima.
  • Robo de Identidad Empresarial – En este caso el delincuente busca hacerse pasar por el representante legal de una empresa usualmente con el propósito de cometer fraude (supuesta venta de la empresa, de sus activos, de patentes, etc.). Resultado: La víctima puede llegar a tener que responder por las demandas interpuestas por los defraudados.
  • Apropiación de Identidad – En este caso el delincuente, al hacerse pasar por su víctima, busca que la confianza que tienen depositas en ella otras personas le abra las puertas para tener acceso a la información, bienes y contactos de la red de conocidos de su víctima. Resultado: La víctima podría tener que enfrentar la responsabilidad de fraudes, abusos y delitos cometidos contra sus propios amigos, compañeros, vecinos y familiares. En un caso extremo de Apropiación de Identidad el delincuente puede buscar vivir la vida de su víctima.

¿Cómo se roba la identidad de una persona?

Los ladrones de identidad expertos utilizan una gran diversidad de métodos para robar la información personal de su víctima, entre los cuales se encuentran los siguientes:

  • Búsqueda en basureros – Escarban en la basura buscando facturas, recibos u otros documentos que contengan la información personal de sus víctimas.
  • Skimming – Roban el número e información de seguridad de la tarjeta de crédito contenida en la banda magnética a través de dispositivos especiales.
  • Phishing – Simulan representar a instituciones financieras o compañías serias y conocidas que supuestamente, por la seguridad de la víctima, piden confirmar su información personal a través de correos electrónicos, páginas de Internet y aún por llamadas telefónicas.
  • Cambio de domicilio – Solicitan a los prestadores de servicios de sus víctimas que envíen estados de cuenta y resúmenes de facturación a otros domicilios a través del sencillo método de solicitar un “cambio de domicilio”.
  • Robo “tradicional”  – La información es obtenida de carteras, bolsos, billeteras, correspondencia, portafolios o automóviles robados. De igual manera a través del robo de carteras de clientes y expedientes del personal de empresas, o bien sobornando a empleados que tienen acceso a este tipo de registros.
  • Ingeniería Social – Este caso asusta por su efectividad: Lo que hace el delincuente es entablar una plática o relación directamente con su víctima potencial para que ésta misma le proporcione la información que busca. Otra opción es seguir a su futura víctima a través de las redes sociales… Es increíble la cantidad de información personal delicada que puede llegarse a dar a un desconocido a lo largo de una charla amena, o de la que se publica a través de Twitter o Facebook ante la falsa sensación de privacidad que muchos usuarios experimentan.

¿Qué tan grave es el problema?

Dejemos que los números hablen por sí solos:

  • 8 millones de víctimas anuales tan sólo en Estados Unidos;
  • Fraudes anuales por 54 mil millones de dólares (pérdidas de 9 millones de pesos en México según estudio del IPN);
  • Entre el 38% y el 48% de las víctimas descubren el robo de identidad dentro de los primeros 3 meses, entre el 9% y 18% en los primeros 4 años, y el resto han llegado a tardar entre 18 y 24 años en descubrirlos;
  • En el 16% de total del total de casos reportados la víctima conocía personalmente a quien utilizó indebidamente su información personal (en el 6% de los casos el delincuente resultó ser un familiar de la víctima);
  • México ocupa el octavo lugar en denuncias de Robo de Identidad en el mundo (sin embargo, al no ser un delito tipificado no se tienen estadísticas confiables sobre su incidencia).

¿Cómo evitar que roben tu identidad?

  • No compartas tu información financiera ni tus claves de acceso, es personal y debes manejarla con reservas aún con amigos y familiares (incluyendo tu pareja). Sé prudente en cuanto a darle información personal a desconocidos o a personas que acabas de conocer;
  • Revisa los estados de cuenta de tus instrumentos financieros, no dejando pasar por alto ninguna irregularidad por más pequeña que sea;
  • En caso de extravío de tus documentos de identificación (pasaportes, licencias, credencial para votar) levanta una denuncia ante las autoridades correspondientes;
  • No proporciones información comercial o personal en encuestas telefónicas o a través de Internet;
  • Ten cuidado en el manejo de documentos personales y financieros evitando dejarlos al alcance de cualquiera, aún dentro de tu casa. Ten especial cuidado con documentos que tengan tu firma y tu huella digital;
  • Asegúrate de destruir completamente estados de cuenta, resúmenes de facturación de servicios así como documentos con información personal antes de tirarlos a la basura;
  • Evita utilizar medios de pago electrónicos – incluidas tarjetas de crédito y débito – en lugares de dudosa reputación o que no estén debidamente establecidos;
  • Evita utilizar tu usuario y contraseña en ligas que te lleguen por correo electrónico, ni en equipos de cómputo que sean de uso público;
  • Asegúrate que las páginas en Internet en la que vayas a ingresar datos personales y claves de acceso tengan certificado de seguridad (prefijo https://);
  • Procura usar diferentes claves de acceso para los diferentes portales y servicios que accedes en Internet, y definitivamente nunca lleves contigo ni tengas a la mano esas contraseñas escritas.

¿Qué hacer en caso de robo de identidad?

No obstante la falta de legislación al respecto que carecemos muchos países latinoamericanos, hay algunas actividades que es recomendable llevar a cabo:

  • Presente una denuncia ya que es posible que necesites dicha documentación para probar el robo ante personas defraudadas e instituciones financieras que hayan otorgado crédito al delincuente;
  • Entra en contacto con acreedores y entidades otorgantes de líneas de crédito donde la cuenta haya sido utilizada indebidamente o que tú no hayas abierto. Solicita la cancelación de esas tarjetas o cuentas;
  • Cuando establezca nuevas cuentas, selecciones nuevos números PIN y nuevas contraseñas;
  • Solicita al Buró de Crédito pongan una alerta de fraude para evitar que el delincuente siga obteniendo créditos a tu nombre;
  • Revisa estados de cuenta y solicita movimientos después del corte de tus diferentes cuentas de ahorro, inversión y crédito para asegurarte que no se han realizado actividades fraudulentas;

Recientemente se estrenó la película Ladrona de Identidades (Identity Thief). Si estás interesado en el tema – o si te gusta el cine – te recomiendo ampliamente que la veas: Te permite apreciar lo fácil que es caer en manos de uno de estos delincuentes y lo difícil que es limpiar tu buen nombre, a través de una historia bien contada y llena de momentos muy divertidos. Eso sí, como todo cuento acaba bien… Pero tristemente en la vida real no siempre es así.

Sé prudente y ¡Éxito!

Este artículo fue publicado por primera vez en practifinanzas.com. Si tienes interés en compartirlo publicándolo en tu blog  o página web (reblogging), por favor sigue esta liga.
¿Tienes alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores. Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Referencias

4 Comentarios »

  1. Marilu 19/Oct/2016 en 9:43 am - Responder

    Hola!! Existen muhos e mails que llegan de ” personas” enfermas, a punto de morir y desean donar sus fortunas. Yo creo que nadie regala dinero a cambio de nada y menos a desconocidos. Pero me gustaria conocer el aspecto legal para explicarselos a mis nietos que aún creen que existe gente generosa. Mil gracias.

    • Mauricio Priego 20/Oct/2016 en 8:47 am - Responder

      Hola Marilu,

      No hay un aspecto legal como tal que impida a bromistas y gente imaginativa compartir información en Facebook y otras redes sociales. Las personas realmente altruistas no donan sus fortunas “a lo loco” sino que se acercan a fundaciones como Médicos sin Fronteras o Aldea México SOS entre muchas otras.

      El verdadero peligro son los defraudadores, quienes mencionan que para poder entregar el dinero es necesario pagar algún derecho, liberar algún fideicomiso, o cualquier otra cosa que suene razonable para quitarles a los incautos desde unos cientos hasta unos miles de pesos…

      Sobre el primero punto convérsalo con tus nietos, pero sobre el segundo, ¡adviérteles! Es un peligro real: Estafadores disfrazados de prestamistas, caso de estudio
      ¡Éxito!

  2. ANABEL 20/May/2015 en 6:35 pm - Responder

    hola estoy muy preocupada por que por internet brinde información personal y firme un contrato por un préstamo de dinero desde ESPAÑA , yo estoy pasando por una situación económica apremiante y por so lo hice ,del banco me enviaron mensajes también,tengo que depositar primero una suma e $1890 pesos para hacer la legalización del contrato para queluego me reembolsen el dinero,del banco que se trata es ORABANK, yo estuve viendo información por internet y si existe el banco pero quería consultarles a ustedes por favor es urgente recibir su respuesta gracias .estoy muy pero muy preocupada.

    • Mauricio Priego 21/May/2015 en 6:01 am - Responder

      Hola Anabel,
      Si bien no puedo afirmar si se trata o no de un fraude, la posibilidad de que lo sea es muy alta. Te sería a ti muy difícil demandar o exigir a alguien “en España” que cumpla y mientras tanto ya se quedó con tus $1890, que si bien parece poco, con 100 personas que muerdan el anzuelo alrededor del mundo ya se tienen $189000… Es un tipo de fraude muy extendido.
      Tenemos un artículo específico para tu caso, el cual te recomiendo leerlo: Estafadores disfrazados de prestamistas, caso de estudio
      Recomendación: Extrema tu prudencia

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.