El autofinanciamiento – Beneficios, Riesgos y Consejos para implementarlo

Mauricio Priego 12/Jul/2012 2

El autofinanciamiento - Beneficios, Riesgos y Consejos para implementarlo¿Alguna vez has observado que mientras el interés que te da una cuenta de ahorro bancaria normal es del 0.67% anual, el de las tarjetas de crédito ronda el 23%? Aún los mejores fondos de inversión apenas rebasan el 12% de rendimiento anual y el rendimiento que da la mejor AFORE es del 16.8%, quedando siempre muy por debajo del crédito. Y si observamos el CAT (Costo Anual Total) de los “pagos chiquitos”, las cosas adquieren una perspectiva aún más desfavorable, ya que estas supuestas facilidades llegan a esconder intereses superiores al 100%. Ante esta diferencia abismal entre el costo del financiamiento y el rendimiento que obtienes por tu dinero, el autofinanciamiento – el que tú te financies a ti mismo – se vuelve una muy aconsejable estrategia financiera. Hoy hablaremos de ella.




¿Qué es el autofinanciamiento?

La idea central es que tú mismo te otorgues un préstamo, tomando el dinero de tus ahorros, para adquirir algún producto o servicio. Más para que la estrategia funcione es necesario que sigas éstas reglas al pie de la letra:

  • Considera este préstamo con la misma seriedad y compromiso que tendrías de tratarse de un préstamo bancario o comercial.
  • Págate puntualmente de forma periódica, depositando en tu cuenta de ahorro o inversión el dinero que tomaste a préstamo.
  • A la hora de pagarte, considera los intereses que te hubiera dado el dinero de haberlo mantenido en tu cuenta de ahorro o inversión, para lo cual puedes utilizar nuestra calculadora financiera. De no hacerlo así tendrías lo que llama una pérdida financiera, es decir, dejaste de ganar dinero por tus ahorros.

¿Qué beneficios obtienes?

  • Reduces tu costo de financiamiento con lo cual ahorras dinero. Esto es, si el dinero lo tomas de tu cuenta de ahorros en vez de la tarjeta de crédito, te ahorras un 22.33% (producto de la resta del 23% de la tarjeta menos el 0.67% del interés que te da el ahorro).
  • Puedes consigues mejores precios de los productos o servicios, ya que los pagas de contado.
  • Tú mismo eres quien te cobra, no habiendo riesgo de caer en buró de crédito (aunque si no eres lo suficientemente disciplinado o disciplinada, esto podría representar un riesgo).

Sobre este punto hagamos un ejercicio comparativo. Supongamos que quieres comprar una televisión que vale $5000 pagándola en un año teniendo las siguientes posibilidades de financiamiento:

  • 48 “pagos chiquitos” semanales de $145.00. Terminas pagando $6,960.00 (una tasa del 39.2%), con lo que tu costo de financiamiento es de $1,960.00.
  • Lo compras con tu tarjeta de crédito con 12 pagos fijos de $470.39 (tasa del 23%), con lo cual terminarías pagando $5,644.68 siendo tu costo de financiamiento de $644.68.
  • Lo compras tomando el dinero de tu cuenta de ahorro bancaria, la cual te da un 0.67% anual. Con ello tendrías que pagarte, para no perder el rendimiento de tu dinero, $5,033.50 (pagos de $419.46), lo que significa un costo de financiamiento de $33.50.
  • Pero resulta que hay una promoción de un 10% de descuento en el pago de contado, con lo cual la televisión te sale en $4,500. En este caso necesitarías pagarte $4,530.15, con lo cual tendrías un costo de financiamiento de -$469.85, lo cual significa que te ahorraste esos $469.85, es decir, ¡el 9.40% del precio original de la televisión!

¿Qué riesgos existen?

  • Que no te pagues, con lo cual perderías el capital que tanto trabajo y sacrificio te costó juntar
    • adquiriendo otras deudas sin considerar la que tienes contigo mismo, de forma que al final no te alcance el dinero para pagarte,
    • no considerando el autofinanciamiento una deuda, con lo cual no le des la prioridad que se merece en tu presupuesto,
    • viéndote necesitado de postergar tu pago debido a imponderables o gastos emergentes,
    • no llevando un presupuesto de tus gastos, sin el cual no puedes controlarlos,
    • no considerando tus necesidades de liquidez y flujo de efectivo al momento de tomar el dinero.
  • Que tomes el dinero para financiarte de una provisión que requieres en corto plazo, con lo cual terminarías endeudándote para poder cubrir esa necesidad

¿Cómo implementar esta estrategia?

Pensemos en el mismo ejemplo de la televisión y que vas a utilizar un fondo que tienes en CETES a 28 días, el cual no piensas usar en dos años (quizá lo estás reservando para festejar los 15 años de tu hija o para cambiar de auto, sólo como ejemplos).

1. Consulta el rendimiento que te está dando actualmente la cuenta donde tienes tu dinero (Los CETES a 28 días están dando 4.43%).

2. Determina cuánto es la cantidad que tendrías en un año de dejar tu dinero en la cuenta, para lo cual puedes usar nuestra calculadora financiera. En este caso serían $5,221.50.

3. Divide el importe anterior entre el número de pagos que pretendas hacer. De ser quincenales durante un año, esto significaría 5221.50 ÷ 24 = $217.57

4. Confirma en tu presupuesto que puedes absorber quincenalmente los $217.57. 
5. De ser así, toma tu dinero, compra la televisión y disfrútala, agregando a tu presupuesto el nuevo pago.

6. Cada catorcena, sin falta, págate depositando el dinero en tu cuenta de CETES.

¡Éxito!

¿Has tenido alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores.

Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Artículos relacionados

2 Comentarios »

  1. Joan Lanzagorta 17/Jul/2012 en 10:23 am - Responder

    Hola Mauricio,

    El prestarnos dinero a nosotros mismos requiere no sólo tener ahorros líquidos (más allá del fondo de emergencias) sino disciplina y control de nuestras finanzas personales.

    Es para aquellos que ya han dominado el manejo de su dinero, y aún así no es fácil (lo digo por experiencia propia) porque en el camino hay otras tentaciones.

    Pero para quien tiene estas características, sin duda es una posibilidad. Hay que ponerlo como tal en el presupuesto.

    Un abrazo,

    Joan

    • Mauricio Priego 17/Jul/2012 en 10:20 pm - Responder

      Joan,

      Tienes razón al subrayar que ésta estrategia no es para cualquiera, ya que si se implementa mal puedes acabar endeudado y sin ahorros. Sin embargo la estrategia existe y funciona, de hecho yo la utilizo de forma recurrente. ¿Cómo le hago? Durante varios años estuve formando mi fondo de autofinanciamiento (cincuenta pesos quincenales). Ese fondo era intocable, siendo que la única forma que podía utilizarlo era para adquirir alguna promoción en precio de contado, siendo totalmente rígido – peor que un banco – en cobrarme puntualmente mis pagos quincenales hasta saldar la deuda… adicionalmente a los 50 pesos que seguía depositando.

      Hoy día tengo un fondo tal que me permitió hacer frente a los gastos funerarios de mi padre (algo totalmente fuera de mi planeación financiera). Prácticamente se acabó el dinero del fondo, pero ya me lo estoy pagando poco a poco…

      La constancia hace la diferencia.

      Te envío un fuerte abrazo.

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.