Las Cajas de Ahorro de Trabajadores ¿Son seguras? ¿Cómo funcionan?

Mauricio Priego 14/Ago/2017 0

¿Son seguras las cajas de ahorro de trabajadores?

En fechas recientes una persona me compartía esta inquietud: los bancos y las cajas de ahorro populares son regulados por la CONDUSEF para garantizar el dinero de los ahorradores, pero en el caso de las empresas que tienen cajas de ahorro internas, ¿Qué tan seguras son? ¿Cómo se protege el dinero de los trabajadores? ¿Estas cajas se pueden quedar insolventes?




Si bien las Cajas de Ahorro de Trabajadores (que es como se les conoce) en esencia están conformadas por los propios trabajadores, se encuentran administradas por un Comité Técnico formado por ejecutivos de diferentes áreas de la empresa y cuentan con una personalidad jurídica (que puede ser una Asociación Civil o un Fideicomiso).

¿Y dónde quedó la empresa? Bien, la empresa no tiene injerencia en la Caja de Ahorro más allá de

  • Otorgarle su aval moral,
  • Verificar que cumpla con los requisitos de las leyes fiscales correspondientes,
  • Limita su función a retener las aportaciones de los trabajadores para entregarlos a la caja.

El Comité Técnico

En el comité recae el gobierno de la caja de ahorro, es decir,

  • La definición de su reglamento y de sus políticas de operación,
  • las medidas de seguridad,
  • la autorización de los préstamos,
  • el vigilar que toda decisión que se tome sea en beneficio del trabajador, y
  • supervisar las operaciones financieras de resguardo y transferencia de recursos.

¿Y con esto el dinero de los trabajadores está seguro? La respuesta es sí siempre y cuando la caja de ahorro de trabajadores esté debidamente conformada:

  • En caso que sea una Asociación Civil, su operación debe ser vigilada y regulada por la directiva;
  • Cuando se trate de un fideicomisoque sus operaciones se encuentren normadas por un reglamento.

Un ejemplo representativo de este tipo de normas es que el dinero sólo puede entregarse directamente a cada trabajador. Por ello es imposible para algún alto ejecutivo de la empresa tomar dinero de las cuentas de los trabajadores.

La Personalidad Jurídica

Por personalidad jurídica se entiende el registro que ante la autoridad hace un grupo de personas para constituir legalmente una escuela, empresa, fábrica u organismo gubernamental. El hecho de que la Caja de Ahorro de Trabajadores se constituya con una personalidad ajena a la de la empresa nos habla de su independencia hacia la empresa misma, lo cual significa que ésta

  • No puede disponer del ahorro del trabajador aunque éste tuviera algún adeudo con la empresa,
  • Los dueños o altos directivos no pueden tomar recursos de la caja,
  • Aún yéndose la empresa a la quiebra, el dinero de la caja quedaría intacto para entregarse directamente a los trabajadores.

¿Y qué pasa con los trabajadores morosos? En primera instancia hay que recordar que los préstamos se descuentan directamente vía nómina, así que no es sencillo que un trabajador cayera en una situación de falta de pago. Y aún en el caso de que se fuera a dar de baja al empleado, cualquier adeudo que éste tuviera con la caja se cubriría con su liquidación, entregándosele el saldo que tuviese en sus cuentas de ahorro.

Regulación Fiscal

Las cajas de ahorro para trabajadores gozan del beneficio fiscal de que ni los intereses pagados a los ahorradores ni los cobrados a los deudores generan impuestos.

En pocas palabras, al no haber impuestos de por medio, la ganancia o rendimiento que se obtiene es mayor con respecto al mercado y el costo de la deuda es menor respecto a otro tipo de instrumentos de financiamiento semejantes.

Sin embargo, para que lo anterior sea posible, es necesario que la caja cumpla con diferentes leyes y normas dispuestas por la Secretaría de Hacienda (SHCP), como por ejemplo la Ley contra el Lavado de Dinero. En conclusión, si bien es cierto que una Caja de Ahorro de Trabajadores no es regulada por la CONDUSEF, sí tiene obligaciones de cumplimiento ante las autoridades, siendo a su vez  supervisada y vigilada por las directivas tanto de la Asociación Civil y como de la propia empresa.

¿Todas las Cajas de Ahorro de Trabajadores cumplen con lo anterior?

La realidad es que no. Existen muchas empresas que cuentan con cajas de ahorro internas donde el dinero de los ahorradores es depositado en la cuenta personal de alguien a quien se nombra “administrador” y por tanto éste tiene el poder de realizar cualquier operación sin restricciones.

Como es de imaginar, este tipo de cajas no cumple con las obligaciones respectivas ni están debidamente constituidas bajo una figura jurídica adecuada, lo cual representa un riesgo para el ahorro que los trabajadores que confían en ellas… así como para el propio administrador pues queda vulnerable ante nuevas disposiciones fiscales.

Las Administradoras de Cajas de Ahorro de Trabajadores

Para apoyar a las empresas y sus trabajadores en la formación de cajas de ahorro debidamente constituidas y que den certeza a quienes confían en ellas sus ahorros, existen empresas administradoras especializadas en el ramo las cuales:

  • Asesoran a la empresa en la constitución de la caja y aseguran la implementación de mejores prácticas,
  • Le auxilian a definir la figura jurídica correcta que permita a los empleados gozar de los beneficios fiscales,
  • Garantizan el cumplimiento de las leyes y regulaciones correspondientes protegiendo así el capital de los ahorradores,
  • Se guían por el comité técnico de la caja y no por el consejo directivo de la empresa,
  • Garantizan la individualización de cuentas y la entrega transparente de los recursos al trabajador,
  • Reciben directamente del trabajador las instrucciones para el movimiento de sus recursos (depósitos voluntarios, transferencias, retiros),
  • Dan visibilidad absoluta al trabajador sobre su dinero en todo momento, así como claridad en sus rendimientos.

En conclusión podemos observar cómo las Cajas de Ahorro de Trabajadores, lejos de ser esfuerzos improvisados para crear fondos de ahorro comunes entre compañeros de trabajo, son organismos bien organizados que buscan ser la mejor opción de ahorro y financiamiento para el trabajador por los grandes beneficios que obtiene como: altos rendimientos en el ahorro, bajas tasas de interés en los préstamos, beneficios fiscales, y una total transparencia de sus procesos.

Lo anterior, claro está, sólo si la caja de tu empresa está debidamente constituida

¡Éxito!

Este artículo fue publicado por primera vez en practifinanzas.com. Si tienes interés en compartirlo publicándolo en tu blog  o página web (reblogging), por favor sigue esta liga.
¿Tienes alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores. Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Referencias

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.