¡Detente!, infórmate y entonces decide: La trampa de los precios bajos

Mauricio Priego 10/Ago/2016 0

La trampa de los precios bajos

Al momento de escribir este artículo, 200 mexicanos han caído en la trampa de los precios bajos quedando varados en el aeropuerto de Madrid desde hace algunas semanas sin poder regresar a casa. ¿En qué consiste esta trampa? ¿Se esconde detrás un fraude? ¿Cómo evitamos caer en ella?

Buscar ofertas y oportunidades forma parte de una de las principales habilidades financieras: El ahorro, la cual nos ayuda a reducir nuestros gastos sin tener por ello que sacrificar el bienestar y esparcimiento de nuestras familias.

Sin embargo esta búsqueda de oportunidades y ofertas tiene un riesgo: que aquello que hayamos contratado o adquirido no cubra realmente nuestras necesidades y terminemos pagando más de lo que esperábamos ahorrarnos… O como diría mi sabia abuela, que nos salga más caro el caldo que las albóndigas. ¿Cómo evitarlo?

I Infórmate de las condiciones que conlleva el precio bajo

Los 200 mexicanos con los que abro el artículo consiguieron boletos “Sujetos a Espacio, es decir, boletos que las líneas aéreas entregan como prestación a sus colaboradores para que viajen, los cuales están sujetos a que haya asientos disponibles en el avión que pretenden tomar. Por tanto, si el avión va lleno, no pueden subirse y tienen que esperar al siguiente.

El problema está en que estamos en plena temporada vacacional ¡y todos los aviones van llenos! De manera que aún no han podido hacer válidos sus boletos.

¿Donde está la trampa? Algunos de éstos empleados venden a terceros sus boletos Sujetos a Espacio a precios muy inferiores a los normales, y los compradores no se informan correctamente de las condiciones o subestiman el riesgo de quedarse varados.

II El fin NO justifica los medios

Las compañías farmacéuticas entregan muestras médicas gratuitas a los doctores para que éstos se las entreguen a su vez a sus pacientes sin costo de manera que puedan comprobar su calidad y efectividad. Estas muestras no tienen costo… Pero en ocasiones es posible comprarlas en la calle.

Al ser medicamentos caros, encontrarlos a la décima parte de su precio en farmacias podría parecer una bendición (y para muchas familias lo es), siendo el problema que en ocasiones su fecha de caducidad ya pasó con lo cual, en el mejor de los casos, no ofrecen ningún beneficio al enfermo… Y en el peor lo intoxican pudiendo incluso llevarlo la muerte.

III Sé suspicaz con los precios extraordinariamente bajos

Siempre ten presente la existencia de productos “pirata” y de las imitaciones. ¿Estás seguro de lo que estás comprando? ¿No te estarán dando gato por liebre?

Y hay otro punto a tener en cuenta: En el mundo de la electrónica y el cómputo (por poner un ejemplo), al evolucionar tan rápido, es común encontrar ofertas de productos cuya tecnología ya va de salida por lo que los comercios tienen urgencia de deshacerse de ellos bajando los precios en remates y ventas de oportunidad.

El problema lo tiene el consumidor al descubrir que su flamante producto recién comprado carece de funciones que los más recientes sí tienen o que son incompatibles con las nuevas tecnologías, y eso sin contar el problema que significa conseguir refacciones aún en casos de garantía.

IV No fomentes la delincuencia

Hace algunos años a un conocido le robaron los tapones originales de los rines de su auto. Decidió ir a una parte de la ciudad donde vive famosa por sus deshuesaderos a adquirir otros ya que comprarlos en la concesionaria le saldría extremadamente caro… Pero, ¿de dónde sacaba el supuesto deshuesadero sus refacciones?

Para los que no manejen el término, un deshuesadero es un lugar donde se compran autos chocados, inservibles o muy viejos para “deshuesarlos” – desarmarlos – rescatando así las refacciones en buen estado para venderlas. Subrayo que éste es un negocio legítimo y honesto, pero en el caso de mi conocido, la zona a la que acudió carece de cementerios de autos… y también es tristemente famosa por el robo de autos.

La trampa de los precios bajos

En conclusión, la trampa consiste en bajar la guardia en nuestra búsqueda de sacar mayor provecho de nuestro dinero, dejándonos engañar por lo que a primera vista parece una muy buena oportunidad.

Si parece demasiado bueno para ser verdad, seguramente no lo es

¡Éxito!

Este artículo fue publicado por primera vez en practifinanzas.com. Si tienes interés en compartirlo publicándolo en tu blog  o página web (reblogging), por favor sigue esta liga.
¿Tienes alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores. Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Referencias

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.