¿Cómo dejar de vivir al día? Reto diferente para el trabajador y el emprendedor

Mauricio Priego 06/May/2019 0
¿Cómo dejar de vivir al día?

“Vivir al día” es una expresión muy común. Pero no lo viven igual un empleado que un emprendedor. Y, por tanto, las estrategias a seguir para no estar ahorcados (financieramente hablando) no son las mismas.




¿Cómo saber si vivo al día?

La principal diferencia entre un trabajador y un emprendedor, es la certidumbre de su ingreso. Mientras el trabajador recibe de manera periódica su sueldo, el emprendedor depende de conseguir clientes… y de que éstos le paguen.

Cierto. Existen trabajos donde el salario base es bajo y el grueso del ingreso es una cantidad variable basada en comisiones y bonos. En este caso, eres tú quien debes determinar, en base a los ejemplos que daremos, qué tipo de estrategia te conviene seguir.

¿Cómo sabes si vives al día?

Un empleado vive al día cuando sus gastos representan un 80% o más de sus ingresos.

Un emprendedor vive al día cuando su provisión (ahorro) para gastos sólo cubre 3 meses o menos de su gasto mensual.

Como podemos observar, hay un factor común en ambos casos: el gasto. Por tanto, antes de establecer una estrategia, primero hay que determinar cuánto gastas y en qué.

Determinando tu gasto mensual

La mejor manera de determinar tu gasto mensual es elaborando tu presupuesto. En PractiFinanzas tenemos artículos especializados en la elaboración de presupuestos, de los cuales te recomiendo

Ya teniendo el monto de tu gasto mensual, si eres empleado, divídelo entre tu ingreso mensual. Si te da 0.8 o un número mayor, vives al día.

Ahora bien, si eres emprendedor, multiplica tu gasto mensual por tres y compáralo contra el dinero que tienes ahorrado en tu Cuenta de Provisión para gastos personales. Si el resultado de la multiplicación es igual al saldo que tienes en tu cuenta o un número mayor, vives al día.

Cómo dejar de vivir al día

Recomendaciones para empleados

  • Ahorra para el retiro cuando menos el 10% de tus ingresos.
  • Genera un Fondo de Emergencias, ahorrando de un 3% a un 5% de tus ingresos.
  • Crea una provisión para gastos médicos, ahorrando de un 3% a un 5%.
  • Por más concienzudamente que elabores tu presupuesto, siempre habrá gastos imprevistos. Por ello es recomendable mantener un margen de entre un 5% a un 10% sin asignar.
  • Haz un esfuerzo por mantener tus gastos fijos por debajo del 45% de tus ingresos.
  • Procura mantener tus gastos variables por debajo de un 20%.
  • Vigila que el pago de tus compromisos financieros (Pago a tarjetas, préstamos, créditos) se mantengan por debajo del 20% de tus ingresos.

Recomendaciones para emprendedores

  • Aunque seas tú el dueño del negocio (emprendedor o freelance), asígnate un salario suficiente para tu gasto mensual. Debe ser realista respecto a los ingresos esperados de tu negocio, procurando ser conservador en su proyección.
  • Ajusta tu presupuesto de gasto mensual en base a los 7 puntos anteriores recomendados a los empleados.
  • Al momento de realizar tu Plan de Negocio considera, como parte de la inversión inicial, separar tres meses de gasto. Deposita ese dinero en una “Cuenta de Provisión, la cual debe ser distinta a donde tengas tu dinero de gasto personal,  e independiente de la cuenta fiscal de tu negocio (CETES Directo es una buena opción).
  • Cada inicio de mes, transfiere el equivalente a un mes de gasto, de tu Cuenta de Provisión, a la cuenta que utilizas para tu gasto diario.
  • Evita tomar dinero de tu negocio para tus gastos personales durante el transcurso del mes. Limítate a utilizar lo que tengas en tu cuenta para gastos personales.
  • Al final del mes, transfiere tu salario, de tu cuenta fiscal del negocio, a tu Cuenta de Provisión. De tener utilidades tu negocio, no las malgastes. Incrementa mejor tu provisión de gasto mensual. Siempre ten presente que, después de una época de vacas gordas, suele seguir una temporada de vacas flacas.
  • Se vale tener vacaciones, salir con la familia y amigos, así como darte algunos gustos y comodidades. Pero sólo si los tienes presupuestados en tu gasto mensual. Eventos especiales puedes tomarlo de tu Cuenta de Provisión, pero siempre cuidando mantener un saldo de cuando menos tres meses de gasto mensual.

Consideraciones finales

Ahora bien, siendo empleado o emprendedor, te puedes enfrentar al hecho de que tus ingresos sean menores a tus gastos mensuales… En ese caso sólo tienes dos caminos: O reduces tus gastos, o incrementas tus ingresos.

No cometas el error complementar tus ingresos con tu tarjeta de crédito. Esa nunca será una verdadera solución, y sólo incrementará aún más tu gasto mensual por los pagos e intereses que te verás obligado a realizar.

¡Éxito!

Este artículo fue publicado por primera vez en practifinanzas.com. Si tienes interés en compartirlo publicándolo en tu blog  o página web (reblogging), por favor sigue esta liga.
¿Tienes alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores. Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Referencias

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.