¿Cómo puedo reducir el pago de impuestos de mi negocio?

Mauricio Priego 01/Abr/2019 0
¿Cómo puedo reducir el pago de impuestos de mi negocio?

Sin importar el giro de tu negocio o los servicios que brindes, los impuestos suelen ser uno de los principales huecos por donde se te va el dinero. Los porcentajes difieren en cada país, oscilando el rango entre el 30% y el 75%. La buena noticia es que, en la reglamentación fiscal de la mayoría de los países, se establece que hay gastos que pueden deducirse (restarse) de tus ingresos, de manera que se disminuya el impuesto que tengas que pagar.




1 Insumos de tu negocio

Si eres comerciante, o tu negocio maquila productos nuevos a partir de otros ya existentes, todo aquello que compres para vender o para maquilar es deducible de impuestos.

Es decir, si tu negocio es un restaurante, puedes deducir el importe de las carnes, frutas y verduras que requieres para cocinar. Y si tu negocio es el servicio de instalación de cámaras web para monitoreo remoto de propiedades, puedes deducir las cámaras, cables, enrutadores y demás equipo que se requiera para instalarlas.

En este rubro los servicios de asesoría, consultoría y coaching son especialmente ingratos, ya que al tratarse de servicios primordialmente intelectuales (basado en tus conocimientos y experiencias), carecen de insumos.

2 Gastos operativos

Como su nombre lo dice, son aquellos gastos que realizas para poder operar. Aquí es donde entran la luz, la gasolina, la renta del local u oficina, los planes celulares, y los servicios de teléfono e Internet entre muchos otros.

Ahora bien, adicionalmente a los gastos genéricos como los anteriores, hay algunos que son específicos para los diferentes tipos de negocio. Es decir, que para algunos negocios son deducibles, mas para otros no.

Un ejemplo claro sería un laboratorio de análisis clínicos. La compra de agujas desechables para la toma de muestras de sangre, que para el laboratorio son deducibles de impuestos, difícilmente podrían ser justificadas por el restaurante o el servicio de instalación de cámaras web del ejemplo anterior.

3 Papelería y consumibles

Éstos son gastos que pueden deducirse prácticamente de forma universal. ¿Quién no utiliza hojas blancas, sobres, carpetas y plumas? Ni qué decir de tóner o cartuchos tinta para las impresoras, o focos/lámparas para no trabajar en penumbra.

Dentro de este rubro podríamos considerar los uniformes. Así seas un profesionista independiente necesitas ropa para trabajar. Por tanto, y sin necesidad de que tengan el nombre de tu empresa, es totalmente factible deducir un par de pantalones, faldas, camisas, playeras, blusas, sacos o vestidos al año. Sólo no hay que pasarse de listos: No se trata de tu guardarropa personal.

4 Activos fijos

Un activo fijo son los equipos, muebles o propiedades con los que opera tu negocio. Al ser su costo muy elevado, el fisco te permite distribuirlo a lo largo del tiempo, de manera que te sirva para reducir el pago de impuestos futuros (incluso por algunos años). A esto se le llama depreciación.

Aquí es donde entran los autos, equipos de cómputo, impresoras, fotocopiadoras y muebles, así como las propiedades o locales comerciales que hayas adquirido para poner tu negocio.

Ahora bien, en algunos lugares existe un impuesto sobre los activos fijos. Así que es buena idea acercarte con un contador de tu confianza para evaluar si te convierte “activar” un posible activo. NOTA: “Activar” es un modismo para indicar que se reporta al fisco la adquisición del bien con fines de depreciación.

5 Gastos de representación y publicidad

El letrero luminoso en la puerta de tu negocio, playeras serigrafiadas con tu logo, anuncios espectaculares, spots en radio y televisión, plumas y libretas con el nombre de tu empresa, comidas y cenas con clientes, prospectos y socios comerciales… Todos estos son gastos que también puedes deducir para reducir tu pago de impuestos.

Ahora bien, de todos los gastos mencionados hasta el momento, éste es el único enfocado específicamente a incrementar tus ventas y llegar a nuevos clientes. Por eso es común en las estrategias fiscales que, cuando está quedando mucho impuesto a pagar, se contraten servicios de este tipo. La lógica es: Mejor gastarlo en publicidad, que regalárselo al fisco.

Proceso para reducir el pago de impuestos

La deducción de los gastos anteriores se realiza durante la declaración que las personas físicas con actividad comercial, profesional o empresarial debemos realizar cada mes.

Al total de los ingresos acumulados hasta el mes de la declaración, se le restan el total de los gastos deducibles erogados hasta ese momento. En base al monto que resulte de la resta anterior, se calcula el impuesto que corresponde al contribuyente. A este impuesto se resta lo que ya se haya pagado al fisco en los meses anteriores.

  • De quedar una cantidad positiva, significa que tienes impuesto a pagar, teniendo la obligación de realizar el pago al fisco dentro del plazo que marca la ley;
  • En caso de que la cantidad sea negativa, entonces se tiene impuesto a favor. El impuesto a favor te sirve para cuando tus ingresos sean superiores a tus gastos en los meses venideros, de manera que no tengas que pagar impuestos. También puedes solicitar su devolución durante la declaración anual.

Beneficios fiscales

Mención aparte merecen aquellas actividades que son apoyadas por estímulos fiscales. La producción agropecuaria es un buen ejemplo, ya que mientras no se rebase cierto nivel de ingresos anual, en la mayoría de los países se encuentra exenta de impuestos.

Particularmente en México se cuenta con el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF). En él se pueden inscribir todas aquellas personas cuya actividad no requiera de estudios profesionales, y que generen ingresos por menos de 4 millones de pesos en el año. Restaurantes, comercios, y conductores de plataformas (Uber, DiDi, Cabify), así como quienes se dedican a oficios como barberos, estilistas, carpinteros o electricistas, pueden verse beneficiados por el RIF.

¿Y qué beneficios tiene el RIF? El primer año están totalmente exentos de impuestos. El segundo año sólo pagan 10% de lo que les correspondería. El tercer año el 20% y así sucesivamente, hasta que al décimo año concluye el beneficio fiscal, pasan al régimen general, y pagan el 100% de los impuestos que les corresponda. ¿El objetivo? Es un incentivo fiscal para ayudar al emprendedor a consolidar su negocio.

Los Gastos Personales

Éstos son gastos que todas las personas físicas podemos deducir, incluyendo los empleados asalariados, aunque únicamente durante el contexto de la declaración anual. Tenemos un artículo específico sobre este tema, el cual puedes encontrar siguiendo esta liga.

¡Éxito!

Este artículo fue publicado por primera vez en practifinanzas.com. Si tienes interés en compartirlo publicándolo en tu blog  o página web (reblogging), por favor sigue esta liga.
¿Tienes alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales seguramente enriquecerán a otros lectores. Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Referencias

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.