Consejos para ahorrar en casa: Cómo evitar que el refrigerador te deje frío

Mauricio Priego 06/Jul/2015 0
Consejos para ahorrar en casa: Cómo evitar que el refrigerador te deje frío

Hace algunos años tuve una profesora de inglés de origen canadiense, para ser exactos, de los territorios del norte de Canadá por encima del círculo polar ártico. Entre las anécdotas que nos contaba de lo que representaba vivir en la tundra (sol de media noche, noche al medio día), llamó mucho mi atención el que sus refrigeradores son del tamaño de una habitación, ¡porque son el sótano de la casa, excavado directamente en el permafrost!, siendo el tamaño necesario por los meses que llegan a pasar prácticamente incomunicados debido al crudo invierno y sus tormentas de nieve. Para quienes vivimos en climas más templados – ya no decir en el trópico – la escena es inimaginable, y no sólo por el contraste de climas y costumbres, sino por la ausencia del refrigerador, electrodoméstico de primera necesidad sin el cual los alimentos podría descomponerse incluso en cuestión de horas cuando se vive en climas cálidos y húmedos, y en el cual se nos va una parte importante del presupuesto familiar a través del pago de la luz.




¿Sabías que el refrigerador representa por sí solo la tercera parte del consumo eléctrico del hogar lo que significa aproximadamente 1.3 megawatts al año? No olvidemos que es el único electrodoméstico con compresor que trabaja las 24 horas del día, aún cuando no estamos en casa o mientras dormimos.

Debido a lo anterior, cuando buscamos ahorrar en el hogar, una buena idea es comenzar por el refri: si logramos reducir su consumo de energía – y no incrementamos nuestro consumo a través de otros productos -, el esfuerzo debiera verse reflejado en el recibo de la luz, y con ello en nuestro bolsillo. Pero, ¿Cómo lograrlo?

  • Instala tu refrigerador en un lugar donde tenga suficiente espacio en la parte posterior (unos 10cm aproximadamente) para permitir la circulación del aire, evitando que otros objetos obstruyan la ventilación del compresor.
  • Debe quedar lejos de los rayos solares y otras fuentes de calor como son la estufa, el horno o calentadores de agua, con lo cual se evita que el compresor tenga que compensar el calor adicional circundante.
  • Un refrigerador limpio es un refrigerador que usa la energía de forma eficiente. Pero un detalle: no sólo es necesario mantenerlo limpio por dentro y por la parte visible (puertas, sellos y paredes laterales). También es importante limpiar periódicamente la parte trasera, principalmente la zona donde está el compresor, para evitar que polvo, pelusa, telarañas o algún objeto que hubiese caído por su parte posterior obstruyan las rejillas de ventilación del motor. Un motor que no se ventila bien trabaja con mayor esfuerzo, lo cual repercute en el consumo eléctrico.
  • Asegúrate que las puertas cierren herméticamente. ¿Cómo confirmarlo? Pon un pedazo de papel al cerrar la puerta del refrigerador, y si éste se cae o se desliza fácilmente al jalarlo, es que la puerta no cierra bien y deben revisarse los empaques (sellos). Otro punto importante es verificar su nivelación, ya que si se encuentra inclinado la puerta sellará mal.
  • Evita mantener la puerta abierta por periodos prolongados de tiempo, ya que esto provoca que entre el aire caliente del exterior. Lo más recomendable si vas a cocinar es que saques todo lo que piensas utilizar de una sola vez en vez de estar abriéndolo cada vez que según la receta necesites algo. De igual manera, al guardar las compras, deja junto a su puerta todo lo que requiere almacenarse en refrigeración para así guardarlo de una sola vez en lugar de estarla abriendo cada que aparece en alguna bolsa un bote de yogurt, el jamón o alguna verdura.
  • Cada vez que abras el refrigerador verifica que la puerta cierre correctamente. No te confíes en la gravedad ni en la inercia.
  • Por ningún motivo guardes alimentos calientes ya que éstos, antes de enfriarse, irradiarán el calor que contienen elevando la temperatura del aire en el interior y de los alimentos cercanos, debiendo luchar el compresor contra todo esto. Lo más recomendable es que dejes que se enfríen antes de guardarlos.
  • Mantén agua congelada en el congelador, y no sólo la que tengas en cubitos o marquetas para tu consumo, sino botes de leche, jugo o yogurt llenos de hielo. Esto reduce la cantidad de aire a enfriar y al mismo tiempo ayuda al refrigerador a reducir su temperatura interior y con ello la de los alimentos.
  • Guarda los alimentos cubiertos (es decir, tapados, en bolsas de plástico o envueltos en hojas de aluminio) para evitar que se acumule humedad: el aire húmedo es más difícil de enfriar. Además los alimentos se conservan mejor cubiertos. NOTA: Si tu refrigerador cuenta con cajón de verduras, no es necesario que las embolses siempre que las guardes en ése cajón, especialmente diseñado para contener la humedad y proteger los vegetales del aire frío.
  • Si tu refrigerador es de los que hace escarcha (deshielo manual) descongela con regularidad el congelador, cuidando que la cantidad de escarcha nunca sobrepase el medio centímetro (Debe descongelarse antes que esto ocurra).
  • Regula el termostato entre los números 2 y 3 en climas templados, y entre 3 y 4 en climas calurosos. Mayor frío no significa necesariamente mejor conservación de los alimentos, y si manteniendo estos números los alimentos no se conservan, o si por el contrario los líquidos generan escarcha, entonces estamos hablando de que tu refrigerador no está funcionando correctamente y requieres llamar al servicio técnico para que lo revisen. Nada genera mayor derroche de energía – y de dinero – que un refrigerador con el termostato descompuesto.
Tabla de temperatura para conservación de alimentos

Tabla de temperaturas óptimas para la conservación de alimentos (Fuente: Revista del Consumidor No 279 – PROFECO)

 

  • Si vas a salir de casa por más de quince días desconecta el refrigerador, límpialo y déjalo con las puertas abiertas, para que de esta manera se ventile y no guarde humedad ni malos olores.
  • Si tu refrigerador tiene más de 10 años considera seriamente cambiarlo aunque en apariencia funcione correctamente. Los nuevos modelos existentes consumen hasta un 60% menos que modelos semejantes de hace ocho años o más.
  • Y si vas a comprar o a cambiar tu refrigerador, toma en cuenta lo siguiente:
    • Los refrigeradores que tienen el congelador en la parte superior consumen entre 10% y 15% menos energía que los modelos de tamaño equivalente con el congelador a un lado del refrigerador.
    • Un refrigerador grande consume menos energía que dos más pequeños con el mismo volumen total, o un refrigerador más pequeño con un congelador separado.
    • Compara el consumo energético (cuantos kilowatts consume en al año, mientras menos consuma, mejor), la eficiencia energética (a menor porcentaje, mejor) y el ahorro energético (a mayor porcentaje, mejor) de diferentes marcas y modelos que se ajusten a tus necesidades (tamaño, precio, diseño). Recuerda que un aparente ahorro en el precio de venta puede esconder un mayor gasto en tu hogar.
    • Evita adquirir un refrigerador usado aunque sea importado y de bajo precio. Al igual que en el punto anterior, a la larga podrías terminar pagando mucho dinero por un aparato ineficiente.
    • Considera las nuevas tecnologías, como los compresores inverter, los compresores lineales, alarmas de puerta abierta o el uso de lámparas led para la iluminación interior, ya que muchas de ellas están enfocadas, precisamente, a ahorrar energía.

Para concluir les comparto un video que encontré mientras investigaba y me documentaba para escribir este artículo, el cual versa sobre el cuidado que deben tener los electrodomésticos para ahorrar de energía. Confío les será de utilidad ;)

¡Éxito!

Referencias

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.