Cómo crear tu propio Fondo de Emergencias

Mauricio Priego 30/Ago/2012 3

Cómo crear tu propio Fondo de EmergenciasUn Fondo de Emergencias es una cantidad de dinero que ahorras para hacer frente a situaciones no planeadas donde necesitas liquidez en el momento para enfrentarlas, salvaguardando con ello tus finanzas, tu salud, y a tus seres queridos. Una fuga de gas en la casa, un neumático reventado, una urgencia médica… cualquiera de ellas y otras muchas pueden presentarse en cualquier momento. Si bien la importancia del fondo no creo que sea puesta en duda, platicando con Esteban Romero – buen amigo y a quien agradezco inspirarme a escribir este artículo – caí en cuenta de que el reto está no solo en cómo formarlo, sino en qué estrategia seguir para salvaguardarlo en cuentas de ahorro e inversión. Hoy les presento una estrategia que en lo personal pongo en práctica y que ha sido de utilidad para otras personas.




I. Construyendo tu Fondo de Emergencias

  • Incluye en tu presupuesto un rubro específico para separar dinero para emergencias futuras. No lo tomes de lo que te sobra después de cubrir tus gastos, más bien planea tus gastos después de separar tu ahorro.
  • Procura separar cuando menos entre 1 y 3 pesos de cada 100 que ganes.
  • En cuanto recibas tu sueldo o tus ganancias sepáralo para que no tengas la tentación de gastarlo.
  • Si eres dueño de tu propio negocio, es conveniente que también tengas una provisión para las emergencias de tu empresa. Separa igualmente entre el 1% y el 3% recordando que esta provisión es ajena a tu fondo personal para emergencias, por lo que debes mantenerlas separadas.

II. Dónde depositarlo

  • La razón de ser del Fondo de Emergencias es tener el dinero disponible en el momento que lo necesites, por lo que es recomendable que lo tengas en una cuenta de ahorro a la vista (de preferencia asociada a una tarjeta de débito para tener facilidad de pago y retiro de efectivo).
  • Si bien podrías mantener el dinero en tu cuenta eje, el riesgo de que termines usándolo en el gasto diario es grande, por lo que lo recomendable es separarlo a una cuenta específica e incluso en una cuenta distribuidora.
  • El Fondo de Emergencia es un ahorro de corto plazo (es decir, una provisión) donde debe privilegiarse la liquidez. Por tanto, queda en segundo término los rendimientos e intereses que pueda darte la cuenta además de que el efecto de la inflación es despreciable.
  • Debido al punto anterior, busca que la cuenta donde salvaguardes tu Fondo de Emergencias no tenga comisiones ni exija mínimos forzosos o saldos promedios (o que éstos sean muy bajos).

III. Rendimientos en tu Fondo de Emergencias

  • Una vez que logras tener ahorrado un fondo que te permita enfrentar gastos menores, el excedente puedes ponerlo en un Fondo de Inversión para ahora sí protegerlo en lo posible de la inflación a través de sus rendimientos.
  • El fondo base para tener en la cuenta de ahorro a la vista debe ser el suficiente para cubrir gastos que no puedan pagarse con tarjetas de crédito como honorarios, taxis, etc. Una forma de determinarlo es considerar 4 citas con un médico especialista (No porque vayas a ir al médico, sino tan solo para utilizarlo como unidad de medida). Donde vivo los honorarios promedio son de $550, por lo que el fondo base debiera ser de $2200.
  • Los excedentes a este importe podrías tenerlos en un Fondo de Deuda o Renta Fija, de preferencia con un alto nivel de confianza y liquidez (AAA/1) y con vencimiento diario (A lo sumo de 28 días. También podrían ponerse en ahorro fijo a 28 días, principalmente en algunas cajas de ahorro que llegan a dar rendimientos superiores al de los Fondos).
  • Evita caer en la tentación de poner todo tu Fondo de Emergencias en una cuenta de inversión. Recuerda que el objetivo no es ahorrar – para ello, lo conveniente es incluir un rubro específico para el ahorro en tu presupuesto – sino estar preparado para un imponderable, para un evento que en muchas ocasiones no podrías prever que sucedería y ante el cual necesitas efectivo inmediato.

IV. Cómo utilizarlo

  • Tu Fondo de Emergencias es para enfrentar una emergencia, así que no dudes en usarlo. Esto lo subrayo porque he conocido a personas que prefieren endeudarse antes de tocar el dinero del fondo, confundiendo el objetivo del fondo (enfrentar financieramente un evento no contemplado) con el ahorro de mediano y largo plazo (dinero para el retiro, vacaciones, estudios o para poner en el futuro un negocio). Nuevamente, para esto último, lo mejor es incluir en tu presupuesto un rubro para el ahorro.
  • Ahora bien, úsalo sólo en emergencias, es decir, en situaciones en las que está en riesgo la salud o integridad de tu familia, o que te podría provocar gastos mayores de no atenderlo de forma oportuna. También he conocido personas que consideran una “emergencia” comprar una revista de colección, ir a ver un partido con los amigos o viajar a ver la presentación de un artista en otra ciudad… si lo vemos fríamente ninguna de éstas son emergencias.
  • Si es posible y eres una persona disciplinada, bien puedes aprovechar el financiamiento que otorgan las tarjetas de crédito pagando lo relativo a la emergencia con tu tarjeta saldándola antes de la fecha límite de pago, tomando para ello el dinero correspondiente de tu Fondo de Emergencias. Esto te puede beneficiar por los puntos generados por el pago – la mayoría de las tarjetas contemplan programas de lealtad – y por el rendimiento que tuvieses en la cuenta donde mantienes tu fondo.

V. Cómo gestionarlo

  • ¿Recuerdas que sugería una líneas más arriba separar entre 1% y 3% de tus ingresos? Bien, cuando estés empezando procura separar cuando menos el 3%. Una vez que llegues al Fondo de Emergencias Base (el equivalente a las 4 citas con el especialista – $2200) reduce tu aportación al 1% si consideras que te cuesta trabajo mantener el ritmo del 3%.
  • En el momento que tomes dinero del Fondo Base, reponlo con el excedente que pudieses tener invertido al momento en que puedas realizar el retiro.
  • De no tener ese excedente, incrementa nuevamente tu aportación en tu presupuesto al 3%… o más, si puedes y quieres recuperar tu Fondo de Emergencias más pronto.

Para concluir, es importante reconocer que el Fondo de Emergencias no es suficiente para enfrentar cualquier emergencia de tu familia. Sirve para emergencias menores, pero no para los daños que puedes hacer con tu automóvil, o para reparar tu casa después de sufrir los embates de un temblor, un huracán u otro desastre natural, así como tampoco para atender enfermedades graves y largas como puede ser el cáncer o la diabetes.

Es por ello que el Fondo de Emergencias debe verse como parte de una estrategia más grande, como un complemento a pólizas de seguros que te permitan garantizar la salud y el bienestar de tu familia… Y sobre esta estrategia de cobertura a emergencias platicaremos en el próximo artículo.

¡Éxito!

¿Tienes otras estrategias que te han dado buen resultado? ¿Has tenido alguna experiencia que quisieras compartir con nosotros? ¿Te quedó alguna duda o inquietud? Déjanos tus comentarios, los cuales enriquecen a todos aquellos que lean este artículo.

Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte sin costo para que recibas los próximos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1 de Google.

Artículos relacionados

3 Comentarios »

  1. Esteban 03/Sep/2012 en 5:34 pm - Responder

    Gracias por tu respuesta ya me ha quedado claro, en mi caso al de Fondo Pérdida de Ingresos le llamo de Emergencia y al de Emergencia le llamo Fondo de Previsión pero todo queda en el nombre, saludos!

  2. Esteban 31/Ago/2012 en 1:40 am - Responder

    Hola Mauricio primero que nada quería felicitarte por tu blog y darte las gracias por la dedicatoria, al final me quedaron unas dudas así que aquí van:

    No un Fondo de Emergencia se forma con 3-6 meses del sueldo?
    Me causa un poco de ruido el título, no sería más bien cómo formar la Previsión de un Fondo Emergencia o la formación de un Pequeño Fondo de Emergencia?

    A lo mejor yo entendí mal.. Según yo, en la nota te refieres a un Pequeño Fondo de Emergencia y el Fondo de Emergencia Real es el que se pondría en un fondo AAA/1 para protegerlo de la inflación no? Formar 1* el Fondo Pequeño y después proseguir a formar el Fondo de Emergencia Real el cual se conforma de 3-6 meses de nuestro sueldo?

    Quizás esto pueda causar un poco de confusión a algunos lectores como por ejemplo a mi, por eso las dudas, nuevamente gracias!

    • Mauricio Priego 02/Sep/2012 en 11:33 pm - Responder

      Esteban, te agradezco el que me señales esta discrepancia entre lo que muchos expertos señalan (tener de 3 a 6 meses de sueldo) y lo que propongo en el artículo, ya que como bien dices se presta a confusión.

      Lo que ocurre es lo siguiente: En lo personal separo en términos de planeación lo que es el Fondo de Emergencias (dinero para tener disponible ante cualquier eventualidad buscando una capacidad oportuna de respuesta), del Fondo de Pérdida de Ingresos (dinero que tienes para hacer frente a quedarte sin ingresos de forma súbita en lo que renuevas tu fuente de ingresos). Esto lo hago por tres razones principales:

      a) El tiempo y nivel de urgencia son diferentes.
      El quedarte sin ingresos no significa requerir dinero de forma inmediata sino al contrario: necesitas poder soportar por un período quizá largo de tiempo. En cambio, una emergencia requiere de una atención inmediata y puntual, aún que sus efectos perduren en el tiempo. Es algo así como comparar una carrera de 100 metros planos (velocidad) contra una carrera de fondo (aguante).

      b) Habiendo perdido tu fuente de ingresos y encontrándote consumiendo tus fondo, podrías tener que enfrentarte a una emergencia.

      c) 3 a 6 meses de sueldo significan una cantidad importante de dinero, siendo natural que se desee poner en alguna cuenta que de los mejores rendimientos. Pero esto va contra la necesidad de liquidez, lo cual se descubre hasta el momento que necesitas en una emergencia el dinero y no puedes tocarlo porque esta a plazo y tienes que esperar hasta que venza… He conocido personas que terminan endeudándose o teniendo que enfrentar multas y recargos por no tener el dinero de forma oportuna.

      Pero una observación: El mezclar o no los dos fondos en un único Fondo de Emergencias es un simple tema de cómo prefieres administrar tu dinero. Te invito, así como a todos los lectores, a no darle mayor importancia a cómo debiera llamarse el fondo o de si deben ser uno o dos. Es realmente un tema de preferencia.

      Para concluir, si buscas cuidar el patrimonio y bienestar de tu familia, el Fondo de Emergencias no es suficiente, debiendo formar parte de una estrategia más amplia: tu Plan Personal de Respuesta ante Emergencias, de la cual platico en el artículo que se publica mañana lunes.

      Confío que mi respuesta haya aclarado tu inquietud. Pero si tienes algún otro comentario, siempre será bienvenido.

      Saludos desde el Mayab

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.