El Crédito, financiamiento para una compra específica

Mauricio Priego 18/Ene/2012 0

Como segunda entrega de la serie Gestión del Financiamiento hablaremos del crédito, en el cual, a diferencia del préstamo, lo que se financia es la compra de un producto o servicio específico – un auto, una casa, productos “fiados” en la tienda de la esquina o pedirle al de la peluquería que le pagamos después – siendo la segunda forma de financiamiento más común en la vida cotidiana, y la primera en transacciones comerciales. Por este motivo el otorgamiento del crédito es normalmente más estructurado que el de los préstamos así como más económico en cuanto a costo de financiamiento, encontrándose múltiples opciones entre las cuales elegir. Por ello siempre será importante evaluarlas para así determinar la que más te convenga en términos de plazo y costo.




¿Qué es?

En el caso del crédito lo que se te entrega es un producto o servicio, con el compromiso de pagar su valor dentro de un plazo determinado con un interés adicional que representa la ganancia de quien te otorgó el crédito. Si bien es común que se pida alguna garantía o aval, es frecuente, en el caso de bienes, que el propio producto sea la garantía – caso de los automóviles y las casas – siendo éste el motivo por el cual se obliga al comprador a adquirir un seguro por el vehículo o la propiedad poniéndolo a nombre de la agencia, la inmobiliaria o la institución financiera que otorga el crédito. Por su naturaleza comercial el costo de financiamiento es parte de la oferta, con lo cual vemos promociones donde además del plazo, podemos encontrar diferentes tasas de interés.

¿Cuándo usarlo?

Lo recomendable es utilizar el crédito para adquirir aquellos bienes que por su costo no es conveniente – o simplemente no es posible – adquirir pagando de contado, siendo los ejemplos por antonomasia un automóvil o una propiedad. Otro uso del crédito puede ser la adquisición del inventario de un negocio o el financiamiento inicial para poner una franquicia, ambos otorgados directamente por el proveedor, por instituciones financieras o a través de fondos de apoyo como Fondo PyME o el Programa Nacional de Franquicias.

¿Quienes lo otorgan?

  • El fabricante del producto, quien es el primer interesado en colocar los productos en el mercado. Debido a ello puede llegar a conseguirse a través de ellos buenas promociones en cuanto al precio, dependiendo de la liquidez del giro el que puedan dar plazos de pago y costos de financiamiento verdaderamente interesantes… En el caso de los autos, por ejemplo, la marca puede dar precios muy competitivos para pago en efectivo, pero pocas veces logra competir en cuanto a plazos y costos de financiamiento con las casas financieras.
  • La tienda o negocio que lo comercializa, siendo éste el caso de las cadenas comerciales y los grandes almacenes. Suelen presentar el crédito como promoción para la compra de productos costosos (electrodomésticos, línea blanca, artículos electrónicos), siendo común el que no entreguen el producto hasta que se haya pagado cierta proporción – si no totalmente – del costo del mismo. Los más grandes basan su financiamiento en el que a su vez les otorgan sus propios proveedores basados en su alto volumen de compra, de forma que si al cliente final le están dando 6 meses, su proveedor posiblemente les esté dando 12.
  • Bancos e Instituciones financieras, quienes al ser su negocio precisamente el financiamiento pueden otorgar plazos de crédito mayores con costos de financiamiento más competitivos. Nuevamente suelen encontrarse más reguladas que las opciones anteriores, por lo que son más exigentes en cuanto a requisitos para el otorgamiento del crédito.
  • Los Fondos de Apoyo y Programas Gubernamentales raramente se encuentran disponibles para la adquisición de productos y servicios para consumo personal, siendo lo más común que sean instrumentos de fomento para la generación de micro y pequeños negocios, el apoyo al campo o el desarrollo de ciertos sectores o industrias. En la mayoría de las veces son los que tienen los costos de financiamiento más bajos y en algunos casos tienen pocos requisitos, pero al mismo tiempo suelen encontrarse inmersos en enredados procesos burocráticos para su otorgamiento encontrándose altamente influenciados por los tiempos – y preferencias – políticos.
    • Caso especial merecen el INFONAVIT, FOVISSSTE y FONACOT, programas del gobierno federal para la adquisición de vivienda y el crédito al consumo con tasas bajas y condiciones especialmente diseñadas para los trabajadores, buscando, según los propios institutos, fomentar su desarrollo integral así como el crecimiento de su patrimonio familiar.

¿En qué debes fijarte?

  • Compara las diferentes opciones de crédito en base al costo de financiamiento que se te cobra (de tener el CAT mejor) así como el plazo del pago.
  • En muchos casos existe un costo adicional por apertura o administración del crédito, siendo una cantidad fija que se paga al momento de otorgarse el crédito. No se te olvide considerarlo dentro del costo de financiamiento para cuando realices tu comparación.
  • Ten presente que a mayor plazo del crédito, aún que los pagos son menores, esconden una tasa de interés mayor.
  • Da preferencia debe existir un contrato de por medio, el cual es conveniente que leas a detalle aclarando cualquier duda que tengas. El contrato debe incluir, por lo menos, el importe que cubre el crédito, la tasa de interés, el período de pago, y la corrida financiera en la que se reflejan las fechas de pago, el importe, cuánto del pago sirve para cubrir el capital, y cuánto los intereses e impuestos devengados.
  • Pregunta el destino de pagos adicionales que realices, ya que en ocasiones se aplican a las últimas letras con lo cual reduces el plazo del pago, y en otras se aplica al capital con lo cual reduces el monto de tus mensualidades.
  • Ten cuidado con las condiciones de la moratoria, ya que en muchos casos son altamente abusivas buscando “alentar” a no dejar de pagar la deuda significando por tanto una penalización.
  • Si el pago se realiza a través de parcialidades, considéralas en tu presupuesto para mantener un flujo de efectivo sano.
  • Cuando la garantía es el propio producto, es usual que se exija que éste se asegure siendo el beneficiario de la póliza la empresa o institución que te otorga el crédito. Es decir, si te roban el coche o tienes un pérdida total dentro del plazo del financiamiento, la aseguradora primero paga a la financiera lo que te falta pagar (capital), entregándote el excedente.
  • Es frecuente que junto con el crédito se exija un seguro de vida y hasta un seguro de desempleo, buscando nuevamente proteger a quien otorga el crédito. Sin embargo, en algunos casos el seguro se encuentra implícito en el costo de financiamiento mientras que en otros se tiene que pagar por separado.
  • No hay que confundir el crédito con los pre-pagos ya que éstos últimos trabajan al revés, es decir, en vez de que se te financie la compra del producto o servicio, tú estás pagando por adelantado el derecho a que se te entreguen esos productos o se realicen esos servicios.
  • En lo general sugiero mucha prudencia con los “pagos chiquitos” ya que suelen esconder altos costos de financiamiento.
Para finalizar te recuerdo las reglas básicas de la Gestión del Financiamiento:
  • Siempre escoge aquella opción de financiamiento que represente el menor costo, con pagos lo suficientemente bajos para que no afecten tu flujo de efectivo, y dentro del plazo más corto posible para disminuir riesgos futuros.
  • Nunca utilices financiamiento porque no tienes el dinero. De ser tu caso,  esfuérzate por generar ingresos adicionales a los actuales antes de decidir endeudarte.
  • Antes de adquirir una nueva deuda, consulta tu presupuesto y flujo de efectivo durante el plazo del financiamiento, de forma que sólo la adquieras si hay una seguridad razonable de que podrás pagarla.

Nos vemos en la próxima entrega donde hablaremos del Crédito Revolvente. ¡Éxito!

¿Has tenido alguna experiencia al solicitar algún crédito que te gustaría compartir? ¿Tienes alguna inquietud o comentarios sobre las opciones presentadas? ¿Hay alguna otra sobre la que quisieras más información? No dudes en dejarnos tus comentarios.

Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte – es gratis – para que recibas los próximos artículos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y +1: es una forma de ayudarnos a saber que los temas te son útiles.

Temas relacionados

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.