El préstamo, dinero para utilizar en lo que requieras

Mauricio Priego 17/Dic/2011 8

La primera entrega de la serie Gestión del Financiamiento la dedicaremos a los Préstamos, ya que muy posiblemente sea la primera opción de financiamiento que todos utilizamos en nuestra vida y así mismo la más común. ¿Quién no le ha pedido a algún amigo – aún los niños – que le preste dinero ya que en ese momento no llevaba consigo? Y no hablo necesariamente de grandes cantidades de dinero, ya que muchas veces los préstamos son para comprar refrescos, palomitas en el cine y otras cosas menores… siendo que en muchas ocasiones el que nos prestó el dinero, cuando nos acercamos a pagarle, nos condona la deuda (es decir, no nos permite pagarle) repitiendo el consabido “No te preocupes. Hoy por ti, mañana por mí”. El Préstamo es el tipo de financiamiento que nos brinda mayor flexibilidad a la hora de utilizar los recursos, siendo también en muchas ocasiones el más fácil de conseguir… pero también es el que puede llegar a tener el costo de financiamiento más elevado conllevando los mayores riesgos en caso de no tener para pagarlo.

¿Qué son?

En un préstamo se te entrega una cantidad de dinero para usarlo en lo que necesites, explicándose así la alta flexibilidad para la disposición de los recursos en esta opción. El monto que recibes debes devolverlo a quien te lo haya prestado dentro de un plazo convenido usualmente con algún porcentaje de rendimiento para beneficio del prestador, siendo que en muchas ocasiones se pide alguna garantía o aval con lo cual el solicitante pueda cubrir el préstamo en caso de incumplimiento.

¿Cuándo usarlos?

Un préstamo es una buena opción para cuando lo que requieres no puede ser adquirido a través de créditos (como por ejemplo la mano de obra para la remodelación de tu casa, financiamiento para un negocio, compra de un vehículo a un particular, y aún como estrategia para saldar tus deudas) o no se tiene acceso a ellos, siempre y cuando el costo del financiamiento no sea oneroso y tengas la capacidad de pagarlo en el plazo convenido.

¿Quienes los otorgan?

  • Amigos y familiares. Usualmente otorgan el préstamo por solidaridad, por lo que no piden mayores requisitos para otorgarlo y tampoco cobran interés alguno siendo flexibles en cuanto al plazo. En estos casos el verdadero riesgo lo tiene quien presta el dinero ya que puede ser que nunca lo recupere, siendo tristemente común el rompimiento de lazos y relaciones por culpa de préstamos no pagados.
  • Agiotistasusureros y prestamistas. Son personas comunes que tienen como forma de vida dar dinero en préstamo, siendo los que comúnmente tienen los costos de financiamiento más altos de todas las opciones existentes, con tasas mensuales del 10% sobre el capital o aún mayores. Al ser su forma de vida, no suelen ser flexibles en cuanto al plazo del pago aunque normalmente consideran la opción de pagar el préstamo con un nuevo préstamo con condiciones aún más abusivas. En caso de incumplimiento no se tientan el corazón para reclamar las garantías, y aún hay quienes atentan contra la integridad física – o peor aún, familiar – de sus “clientes” incumplidos. En lo personal sugiero no considerarlos.
  • Casas de empeño. En este caso, conocido también como préstamos prendarios, el prestamista te entrega el dinero a cambio de la garantía, de la cual se queda en custodia hasta el momento en que saldes tu deuda. Es una opción utilizada frecuentemente en emergencias – y en la cuesta de enero y otro tipo de fechas llamémosles tradicionales en nuestra cultura – debido a que el dinero se entrega de forma inmediata sin mayores requisitos. Sin embargo, el monto que se te da suele no ser mayor al 50% del precio de venta del artículo que dejes en garantía siendo el costo de financiamiento inversamente proporcional al tamaño de la casa de empeño: entre más pequeña, mayores las tasas, llegando a confundirse en algunos casos con los usureros.
  • Franquicias. No sé si se han fijado en las plazas comerciales, pero cada vez hay más opciones para obtener préstamos y créditos siendo muchos de ellos verdaderas franquicias que pueden adquirirse. Algunas operan como casas de empeño, otros como prestamistas, pero siempre con pagos chiquitos que ocultan costos de financiamiento verdaderamente altos.
  • Bancos y Cajas de Ahorro. Al ser regulados e inspeccionados por organismos gubernamentales, suelen tener procedimientos más estandarizados que significan mayor seguridad y transparencia para quien pide prestado el dinero. Por el fondo que representa el dinero de los ahorradores e inversionistas del banco, tienen una capacidad de préstamo mucho mayor que todos los anteriores – los cuales toman el dinero de su propia bolsa – por lo que tienen tasas anuales usualmente más bajas llegando hasta a ofrecer promociones. Sin embargo, por la misma regulación son los que piden mayores requisitos siendo altamente exigentes de los mismos, lo cual provoca que estén fuera del alcance de grandes sectores de la población Éste el motivo de la gran proliferación de las opciones anteriores a pesar de sus altos costos… y riesgos.

¿En qué debes fijarte?

  • De preferencia solicita los préstamos entre instituciones financieras reguladas.
  • En estos casos siempre habrá un contrato de por medio, el cual es conveniente que leas a detalle consultando cualquier duda que tengas. El contrato debe incluir, por lo menos, el importe del préstamo, la tasa de interés, el período de pago y la garantía que cubre dicho préstamo.
  • Si a quien le pides el dinero se niega a darte el CAT o se encuentra renuente a firmar un contrato legal, lo más seguro es que te estés metiendo en la boca del lobo. Evítalos.
  • Existen ocasiones en las que, al momento de entregarte el préstamo, se te descuenta de una vez el interés por lo que recibes menos dinero de lo solicitado. Ejemplo: Solicitas $10,000 con una tasa del 5%, y en vez ve recibir los $10,000 y pagar al final del plazo $500, se te entregan únicamente $9,500 aún que debes pagar los $10,000 al final del plazo.
  • Evita a los agiotistas y usureros. Sus tasas de interés son muy altas y en algunos casos pones en riesgo tu propia integridad física y la de tu familia.
  • No abuses de familiares y amigos, tanto por vivir de préstamos, como por atrasarte en tus pagos. Es la mejor manera de romper los lazos y alejarlos de tu lado.
Para finalizar te recuerdo las reglas básicas de la Gestión del Financiamiento:
  • Siempre escoge aquella opción de financiamiento que represente el menor costo, con pagos lo suficientemente bajos para que no afecten tu flujo de efectivo, y dentro del plazo más corto posible para disminuir riesgos futuros.
  • Nunca utilices financiamiento porque no tienes el dinero. De ser tu caso,  esfuérzate por generar ingresos adicionales a los actuales antes de decidir endeudarte.
  • Antes de adquirir una nueva deuda, consulta tu presupuesto y flujo de efectivo durante el plazo del financiamiento, de forma que sólo la adquieras si hay una seguridad razonable de que podrás pagarla.

Nos vemos en la próxima entrega donde hablaremos del Crédito. ¡Éxito!

¿Has tenido alguna experiencia al solicitar préstamos que te gustaría compartir? ¿Tienes alguna inquietud o comentarios sobre las opciones presentadas? ¿Hay alguna otra sobre la que quisieras más información? No dudes en dejarnos tus comentarios.

Si te gustó este artículo y te pareció de utilidad, te invitamos a suscribirte – es gratis – para que recibas los próximos artículos directamente en tu cuenta de correo. Estamos seguros que serán de tu interés. También te invitamos a dar clic en Me Gusta de Facebook y Google+: es una forma de ayudarnos a saber que los temas te son útiles.

Temas relacionados

8 Comentarios »

  1. jose luis 27/May/2015 en 12:54 pm - Responder

    hola mau pedi un prestamo a bbva por 15000 con una tasa conjelada de 40% anual por 5 años, descontandome via nomina 325 cada quinsena, mi pregunta es que estrategia me recomiendas para pagarlo en menos tiempo y asi generar menos intereses…

  2. Javier bastiani carrillo 22/May/2014 en 8:39 pm - Responder

    Hola buenas noches ando en busca de un prestamo para emprender un negocio me gustaria saver como contactarlo o algun consejo gracias por su atencion

    • Mauricio Priego 23/May/2014 en 9:34 am - Responder

      Hola Javier, buenos días.

      Mi primera recomendación es que los negocios no debieran empezarse con préstamos. Es mejor buscar otros caminos de financiamiento, como el tener un socio capitalista o buscar fondos de los diferentes programas gubernamentales existentes. ¿De qué giro es el negocio que planeas abrir?

  3. MIGUEL MAGO 29/Dic/2013 en 10:23 am - Responder

    TODO BIEN

  4. felix augusto galvez 27/Ago/2012 en 11:46 pm - Responder

    me urge un prestamo,,,espero su yuda gracias

    • Mauricio Priego 28/Ago/2012 en 11:38 pm - Responder

      Felix,
      El anhelo que impulsa a quienes formamos practifinanzas es ayudar a quienes lo deseen a desarrollar sus habilidades financieras así como elevar la cultura financiera de la sociedad, quedando fuera de nuestro alcance el otorgar préstamos, créditos o financiamientos.
      Ahora bien, dependiendo del motivo de tu urgencia es posible acceder a diferentes programas gubernamentales y apoyos de organizaciones civiles. Si nos comentas un poco más podríamos evaluar la posibilidad de alguna de estas opciones. Para que tengas mayor privacidad te sugiero que nos contactes directamente por la opción Contacto que se encuentra en el menú superior.
      Seguimos en contacto.

  5. marcelino gutierrez 11/Abr/2012 en 11:33 pm - Responder

    Muchisimas felicidades a mauricio y a todo el equipo de practifinanzas por sus articulos!

    • Mauricio Priego 15/Abr/2012 en 11:09 am - Responder

      Marcelino, gracias por tus felicitaciones.

      No hay nada más reconfortante que saber que nuestro esfuerzo es útil a otros caminantes en este gran sendero que es la búsqueda del crecimiento en las habilidades financieras.

      Te enviamos un fuerte abrazo y nuestros mejores deseos desde el Mayab

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.