Tips

Inteligente es el hombre que aprende de su propia experiencia… pero sabio es aquel que aprende la experiencia de los demás. — Mauricio Priego, #MPPH

Tags

Cómo cobrar intereses por utilizar tu Tarjeta de Crédito

En la pasada entrega veíamos a la tarjeta de crédito como una herramienta de financiamiento, que bien utilizada y con disciplina de nuestra parte, podía sernos de mucha utilidad sin tener que caer en problemas de endeudamiento. Pero falta lo mejor aún: Tu tarjeta de crédito puede lograr que tú cobres los intereses en vez de tener que pagárselos y aún que llegues a generar ingresos con su ayuda. ¿No lo crees posible? Sé que va contra el canon establecido donde la tarjeta de crédito es un pozo sin fondo a donde va a para tu dinero. Pero créeme. Es posible. En lo personal lo hago y me resulta.

Parte II. Cobrando intereses por usar tu Tarjeta de Crédito

El primero de tres mecanismo que compartiré contigo es aprovechar el financiamiento a corto plazo que otorgan las tarjetas de crédito por la manera en que operan. Aprovechándolo, es posible depositar el dinero de tus gastos diarios en una cuenta de ahorro o inversión de corto plazo en lo que llega la fecha de pago, de forma que te genere rendimientos mientras tanto. Pero vamos por partes.

Conceptos a manejar para explotar este mecanismo

La mayoría de las emisoras de tarjetas de crédito, tanto bancos como casas comerciales, siguen un proceso semejante para llevar el registro de tus operaciones (compras y pagos) y para calcular los intereses a cobrar. Las operaciones, elementos para cálculo de intereses, y los propios intereses, deben reflejarse por ley en un estado de cuenta periódico el cual debe poner a tu disposición. Los elementos sobre los que se calculan los intereses son los siguientes:

  • Período – Es el plazo de tiempo en que se acumulan tus operaciones para reflejarlas en el estado de cuenta.
  • Fecha de Corte – Es el día calendario en que finaliza el período, siendo el mismo día cada mes (los días 14 de cada mes por poner un ejemplo)
  • Fecha Límite de Pago – Es el último día que tienes para realizar cuando menos el pago mínimo correspondiente al período anterior para no caer en morosidad. Esta fecha es usualmente 10 días después de tu fecha de corte.
  • Saldo al Corte o Saldo Final – Saldo que tenía tu tarjeta el día de la fecha de corte, es decir, el resultado de sumar al saldo final del período anterior tus compras y cargos diversos como comisiones e intereses, restándole tus pagos y otros abonos que se realicen a tu cuenta.
  • Saldo Promedio Diario – Resultado de sumar cada uno de los saldos diarios registrados en el período, y dividir la suma resultante entre el número de días que lo conforman.
  • Tasa de Interés – Es un porcentaje que, multiplicado por tu saldo promedio, da el total de intereses que habrás de pagar por tu adeudo en ese período en específico. Siempre ten presente que ese interés mas el impuesto respectivo se suman al total de tu deuda.

Cómo opera el financiamiento a corto plazo

Como veíamos en la sección anterior, el banco o comercio te calculará el impuesto en base a tu saldo promedio del período… pero, si tú pagas el total de tu Saldo Final del período antes de tu Fecha límite de pago, ¡NO SE TE COBRAN INTERESES! Y esto es sin importar el total de tus compras, a cuanto ascendió tu saldo promedio o cuantos abonos hiciste en el período. ¡Fabuloso! ¿No crees?

Veamos un ejemplo para dejarlo más claro:

 En la imagen anterior vemos que el tarjeta-habiente adquirió productos por $1,128.93 con un saldo promedio de $2,100.35. Si pagara únicamente el mínimo (no aparece en la imagen, pero es de $250), el banco le terminaría cobrando 50 pesos entre intereses e impuestos… pero si pagara los $1,128.93 no se le cobraría un solo peso de intereses.

Otra buena noticia es que en este caso la legislación juega a nuestro favor, ya que pide presentar al cliente de forma clara y explícita el monto que debe pagar para no generar intereses. Veamos el siguiente ejemplo que corresponde al estado de cuenta de la imagen anterior.

Como podemos ver en la imagen, el emisor de la tarjeta informa explícitamente al cliente que, si pagara $1,128.93 antes del 27 de diciembre en vez del mínimo a pagar, no se le cobrarían intereses.

Revisa los estados de cuenta de tus tarjetas de crédito y ubica dónde se refleja el importe del pago para no generar intereses. Si no lo encuentras, acércate a tu banco o comercio y pide información.

Aprovecha el financiamiento a corto plazo

  • Lleva un presupuesto, lo cual te permite planear en qué utilizarás tus ingresos. Si nunca has llevado uno te recomiendo el artículo 10 Consejos para la elaboración de tu presupuesto.
  • En cuanto recibas tus sueldo u honorarios, transfiere los gastos que sabes puedes realizar a través de la tarjeta de crédito (Compras en el súper, el cine, carga de gasolina) a una cuenta de ahorro de vencimiento diario con la mayor tasa de rendimiento posible. Para efectos prácticos llamemos a esta cuenta “Cuenta Acumuladora”.
  • Paga todos estos gastos con tu tarjeta de crédito.
  • En el día a día, al necesitar comprar algo págalo con la tarjeta y, en cuanto llegues a tu casa, transfiere el importe de tu Cuenta Eje (aquella en la que tienes tu dinero, bien puede ser la cuenta donde te depositan tu sueldo) a la Cuenta Acumuladora.
  • En cuanto tengas tu estado de cuenta, confirma que todo está bien aplicado y, antes de la fecha límite de pago, salda tu tarjeta con el dinero de la Cuenta Acumuladora.
  • Los intereses que ganes en tu Cuenta Acumuladora por seguir esta estrategia no los toques, para que de esta forma crezcan cada mes con nuevos intereses y sea visible el fruto de tu esfuerzo. De ser posible, transfiérelos a una cuenta de plazo fijo.
  • Cuando tengas el efectivo para comprar algo y éste algo lo puedas comprar con tu tarjeta a meses sin intereses, deposítalo en una cuenta de ahorro a plazo fijo con vencimiento mensual, de forma que mes con mes retires el importe necesario para el pago de tu tarjeta.
  • Los rendimientos que te generen estos pagos júntalos con los de la Cuenta Ahorradora para así tener una mejor visión de la evolución de tu estrategia sacándole aún un mayor provecho.

Reglas de oro que no debes perder de vista

La estrategia tiene unas reglas que tienen que ser seguidas. De no hacerlo el riesgo de quedarte con deudas en vez de con rendimientos es alto.

  • Sólo compra con tu tarjeta aquello que sabes tienes el efectivo para pagarlo, y en cuanto lo compres, transfiere a tu Cuenta Acumuladora el importe respectivo.
  • El dinero depositado en la Cuenta Acumulador es intocable sin pretexto alguno. Recuerda, es producto de haber comprado algo con la tarjeta en lugar de con efectivo. De no haberla usado, el dinero lo tendría el comercio y no tú, ¿verdad? Por lo que ante cualquier emergencia, por más crítica que fuese, no tendrías ese dinero disponible. Actúa en consecuencia.
  • No uses tu tarjeta, por lo menos la que usas para seguir esta estrategia, como medio de financiamiento en caso de emergencias.
  • Si el banco te hace un cargo que no reconoces, ¡peléalo!… pero en lo que se resuelve págalo si es necesario para cubrir el total del “pago para no generar intereses”.
  • De no seguir las reglas anteriores corres el riesgo de que el importe para no generar intereses quede por encima de tu capacidad de pago, con lo cual terminarías pagando intereses pudiendo llegar a ser estos, por el saldo promedio elevado que se maneja al seguir la estrategia, elevados.
  • Empieza esta estrategia en el momento en que tus finanzas personales sean sanas. Y empieza con algunos de tus pagos nada más, para así generar los hábitos que requieres para manejar esta estrategia con éxito. Poco a poco, conforme vayas viendo que funciona para tí, podrás ir ampliando la estrategia con los pagos que realizas en el día a día hasta que llegue el momento en que todo lo pagues con la tarjeta… con la capacidad de saldarla al final del período.

Esta estrategia no es para hacerte millonario a costa de tu tarjeta de crédito. Tampoco te da derecho a usarla de forma irrestricta y definitivamente no es adecuada para personas guiadas por la avaricia. Es más, y lo digo por experiencia personal, necesitas una buena dosis de fuerza de voluntad para no dejarte llevar por el impulso de usar la tarjeta mas allá de tu capacidad de pago… y a veces el impulso es presión social, familiar, y aún de tu propia pareja al invitarte o pedirte cosas para las cuales no tienes presupuesto. El riesgo inherente a esta estrategia está íntimamente ligado a tu disciplina y orden.

Pero también te digo por experiencia personal que, si te comprometes, la estrategia resulta. Suponiendo que tus cuentas de ahorro te den un 4% anual, significa que en un año tendrías, en números rápidos, un rendimiento de $40.74 por cada mil pesos de gasto mensual sin considerar lo que tengas a meses sin intereses. La decisión es tuya.

¡Éxito!

Temas relacionados

5 respuestas a Cómo cobrar intereses por utilizar tu Tarjeta de Crédito

  • francisco dice:

    Hola, buen post, solo una pregunta me podrias decir por favor , si conoces algun banco que te tenga una cuenta de ahorro de vencimiento diario aqui en el d.f.? y si la sabes que nombre tiene? si hay en varios bancos, te lo agradeceria mucho, saludos y felicitaciones otra vez

    • Mauricio Priego dice:

      Hola Francisco, gracias por el valor que otorgas a nuestro esfuerzo :D

      ¿Bancos con vencimiento diario? En realidad todos tienen cuando menos una cuenta así. Puedes elegir entre pagarés bancarios, cuentas de plazo fijo y fondos de inversión de renta fija. No sé para qué lo necesites, pero me atrevo a suponer que lo que buscas es liquidez/disponibilidad, así que sugeriría uno que te permita hacer movimientos por Internet desde y hacia tu cuenta a la vista, la cual no necesariamente tiene que estar en el mismo banco, pero que este banco tenga una buena distribución de cajeros automáticos.

      He visto cierta tendencia que los bancos con buena distribución de cajeros suelen dar los más bajos rendimientos, de manera que puedes contratar tu cuenta de vencimiento diario en uno que quizá no tenga una red tan grande de ATMs pero sí te de los mejores rendimientos posibles, y aunado a la cuenta a la vista en un banco que sí tenga la red, obtienes la fluidez, disponibilidad y rendimientos razonables que necesitas ;)

      Éxito en tus proyectos!!

  • Jhon Deiby dice:

    me gustan los artículos son muy educadores e importantes para nuestras finanzas personales

    Saludos

    • Mauricio Priego dice:

      Jhon, gracias por el valor que das a nuestro esfuerzo. El saber que logramos aportarle valor a la comunidad es nuestra mejor recompensa.
      ¡Éxito!

  • Arturo dice:

    Excelentes tips!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Recibenos en tu correo

Simulador TC

Comentarios recientes