Combatiendo a la inflación: el enemigo silencioso de tus finanzas personales

Mauricio Priego 24/Ago/2011 3

A finales de la década de los 80’s, cuando comenzaba a corteja a mi amada, con 20 pesos me alcanzaba para ir los dos al cine, invitarla a cenar y ahorrar el excedente. Ahora, 23 años después, ir los dos al cine y después a cenar representa al menos 200 pesos ¡de los nuevos!, es decir, 200 mil pesos si no se hubieran quitado los tres ceros a nuestra moneda en 1993. Como podemos ver – y sentir aquellos que nos ganamos el pan con nuestro esfuerzo – los precios suben a través del tiempo, por lo que cada vez pueden comprarse menos cosas con la misma cantidad de dinero, a lo cual se llama pérdida del poder adquisitivo del dinero, medido de forma objetiva a través de la inflación por el Banco de México.

Debido a ello, es importante considerar el efecto que tiene la inflación a través del tiempo en nuestros ahorros e inversiones si no queremos encontrarnos con la triste sorpresa de que aquel dinero que con tanto esfuerzo ahorramos, ya no alcanza para nada.




La estrategia a seguir para proteger tu ahorro e inversión de la inflación está dividido en dos etapas: el proceso de acumulación de tu dinero y la selección del instrumento en el que depositarás o invertirás ese dinero.

Durante la acumulación de recursos

Como hemos visto en artículos previos, el primer hábito requerido para tener unas finanzas sanas es el ahorro. Y la mejor manera de ahorrar es separar, desde el momento en que elaboras tu presupuesto, el dinero que destinarás al ahorro.

Sin embargo, muchas personas cometemos el error de separar la misma cantidad de dinero para el ahorro a través del tiempo, es decir, al elaborar nuestro primer presupuesto o al tener un cambio substancial en nuestros ingresos destinamos cierto monto al ahorro, pero a partir de ese momento realizamos ajustes a los rubros “supermercado”, “gasolina”, “colegiaturas” y hasta a “esparcimiento y diversión” cada vez que sentimos que ya no nos alcanza… manteniendo – si no reduciendo – el mismo monto para el ahorro, con lo cual se reduce el poder adquisitivo de nuestro ahorro debido a la inflación sin darnos cuenta. Para evitarlo,

  • Cada año incrementa el monto destinado al ahorro en una proporción por lo menos igual a la inflación, es decir, si ahorrabas $200 y la inflación fue del 4%, incrementa tu ahorro a $208 o más (200 x 1.04).
  • Evita reducir tu monto destinado al ahorro en caso de requerir realizar ajustes presupuestales. Recuerda que es el ahorro y la inversión lo que te permitirán alcanzar la libertad financiera.
  • Recuerda que antes de endeudarte o reducir tu monto destinado al ahorro, es recomendable esforzarte en generar un nuevo ingreso.

Durante la selección de las herramientas de Ahorro e Inversión

Una vez que separas el dinero destinado al ahorro, la siguiente decisión a tomar es dónde resguardarlo. Se podrían seguir las opciones más tradicionales como la alcancía, debajo del colchón o el bote de galletas, pero al final tendremos como resultado que el dinero ahí guardado irá perdiendo poco a poco su valor debido a la inflación. Un ejemplo quizá sea más ilustrativo: A principios de agosto del año pasado (2010) metes 100 pesos a la alcancía, con los cuales podías comprar casi 12 litros de gasolina magna ($8.36/litro). Este mes de agosto (2011) decides tomar los 100 pesos para pasear con tu familia, mas ir a la gasolinera descubres que únicamente puedes comprar 10 litros y medio ($9.40/litro). ¡Tu dinero guardado perdió un 12% de su valor!

Sin embargo, hay una manera de combatir este efecto y no solo preservar el valor de tu dinero, si no conseguir que te genere más dinero con lo cual, podríamos decir, que estaría trabajando para ti: Hablamos de los intereses o rendimiento que te ofrecen los diversos instrumentos de ahorro e inversión.

El rendimiento tiende a ser mayor en cuanto mayor es el plazo u horizonte de inversión del instrumento (te da mayores rendimientos una cuenta a tres meses que aquella de ahorro a la vista en la que puedes retirar en cualquier momento) y también es mayor en cuanto al riesgo que supone para el inversor (te dan mayores rendimientos los fondos de inversión de renta variable que participan en la bolsa, que las cuentas de ahorro bancarias que están protegidas por el IPAB). Puedes encontrar mayor información sobre estrategias de ahorro e inversión en las ligas a artículos relacionados al final del presente artículo.

Como la inflación es la pérdida del valor del dinero a través del tiempo, la regla a seguir es, por tanto,

  • Buscar en todo instrumento de ahorro a plazos o fondo de inversión con horizonte a mediano o largo plazo, que su rendimiento sea superior al de la inflación.
  • La tasa de rendimiento real de tu ahorro o inversión será la diferencia entre la tasa que refleja el instrumento y la inflación. Ejemplo:
    • Si tu instrumento te dio un rendimiento del 4% pero la inflación fue del 5%, tu dinero se redujo en poder adquisitivo un 1%.
    • Si el rendimiento fue del 5% y la inflación igualmente fue del 5%, tu dinero, aún que no ganó, tampoco perdió poder adquisitivo.
    • Si el rendimiento fue del 9% y la inflación fue del 5%, no sólo preservaste el valor de tu dinero, sino que obtuviste un rendimiento del 4% adicional.
  • Usa cuentas de ahorro a la vista únicamente para mantener ahí el dinero que requieres en el día a día para tus gastos, pagos y emergencias. Como el tiempo de permanencia de tu dinero en ellas es muy corto, el efecto de la inflación es muy bajo.
  • Usa instrumentos a plazos o con horizonte de inversión a mediano o largo plazo para acumular ahí los fondos de ahorro para proyectos de mediano a largo plazo (inscripciones y útiles de los hijos, quince años, boda, compra de auto, tu retiro) que decidas crear.
  • Verifica de forma periódica que el rendimiento de los instrumentos en los cuales participas se mantengan sobre la inflación. Esta periodicidad depende del plazo u horizonte del instrumento que manejes.

Confío que esta información te sea de utilidad y te sirva para robustecer tu estrategia de ahorro e inversión, protegiendo tus recursos de la inflación.

¡Éxito!

Artículos relacionados

3 Comentarios »

  1. Irma 02/Nov/2017 en 5:10 pm - Responder

    Hola.
    Me ha gustado mucho tu blog.
    Realmente ha contestado muchas de mis dudas y me hace ver que no Es difícil educarse financieramente ya que lo haces muy sencillo.
    Muchas gracias.

  2. Antonio 28/Ene/2014 en 2:29 pm - Responder

    hola:
    una pregunta. se puede ahorrar en una tarjeta de credito… en la cuenta de una tarjeta de credito. claro sin tener saldos a pagar.
    gracias…..

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.