Formación Financiera de tus Hijos I: Tu hijo preescolar aprende al jugar

Mauricio Priego 27/Jul/2011 2

Aquellos que han tenido la dicha de contemplar en sus brazos a sus propios hijos concordarán conmigo: no hay bendición más grande. Sin embargo, educarlos y formarlos es un reto ya que las áreas a abarcar son innumerables, desde la atención a las necesidades más básicas (comer, ir al baño, lavarse los dientes), hasta los principios morales y preceptos de fe que buscan la trascendencia del espíritu elevando al ser humano de entre los animales.

Ante el reto llevamos a nuestros hijos a escuelas y fomentamos los deportes y actividades artísticas, buscando darles la mejor preparación posible… Pero en el modelo educativo en que vivimos no hay un plan de estudios para prepararlos en Gestión Financiera, quedando todo el esfuerzo en papá y mamá.

Este es el primer artículo de una nueva serie que busca servirte de apoyo en la formación financiera de tus hijos, dándote algunas actividades sencillas a realizar con ellos para que aprendan en la práctica. (El rango de edades es de referencia; nadie mejor que tú conoce la habilidad de tus hijos.)

Aprendiendo mientras juegan: Pre-escolares (4 – 6 años)




  • Desde que sea muy chico procura fomentar que comparta juguetes, alimentos y golosinas – principalmente sus favoritos – con sus hermanos, primos y amigos, inculcándole así la generosidad, la sencillez y la solidaridad.
  • Invítalo a que sea él quien diga a la persona que les atienda en lonchería, tienda, cine o farmacia qué es lo que necesita, lo cual le dará confianza y le enseñará a expresar sus necesidades.
  • Indícale que pregunte cuanto es el total a pagar, dale el dinero para que sea él quien pague, y deja que reciba el cambio (el cual te entregará a ti para que revises). Con esto aprenderá que el dinero es un medio de cambio y comenzará a adquirir conciencia de su valor.
  • Permite que sea él quien entregue limosnas, propinas, diezmos y el dinero para la colecta en los servicios religiosos, para con ello reforzar los principios de generosidad, sencillez y solidaridad en lo referente al dinero.
  • Date tiempo en la tienda o en los puestos callejeros para que, con productos sencillos, de bajo costo y de su interés, le muestres la equivalencia entre el producto y el dinero: Un refresco equivale a 6 monedas de un peso. Además de reforzar el valor del dinero, descubrirá los principios de las matemáticas básicas.
  • Enséñale que hay monedas de diferente denominación mostrándole sus equivalencias, como por ejemplo, que 5 monedas de un peso equivalen a una moneda de 5 pesos.
  • Regálale su propia alcancía, la cual de preferencia sea de plástico para evitar accidentes y que no tenga una tapa fácil de quitar. Cada semana dale algunas monedas – no importa el valor – para que sea él quien las deposite. Lo que se busca es forjar el concepto de ahorro, el cual posteriormente se convertirá en hábito.
  • Deja la alcancía a su alcance, no importando si la usa como sonaja o como un actor más en alguna aventura infantil – es por ello que la tapa no debe ser fácil de quitar. Lo que sí debe inculcársele es el poner la alcancía en su lugar al terminar de jugar (cierto, al igual que sus demás juguetes). Lo que buscamos es que vea el dinero como lo que es, una simple herramienta, para evitar en lo posible que lo sobrevalore en el futuro.
  • Ten tu propia alcancía en casa (o tuya y de tu pareja), procurando que tu hijo vea que también ustedes ahorran dinero: La mejor manera de enseñar es a través del ejemplo.
  • Llévalo de vez en cuando al banco o caja de ahorro donde tienes tu cuenta de ahorros, explicándole que los grandes guardan ahí su dinero. No dudes en permitir que vea alguno de tus estados de cuenta (sólo cuentas de ahorro, a lo sumo de inversión), o en permitir que sea él quien maneje el cajero automático para retirar dinero.
  • Por último, y sólo para no obviar, no dejes de supervisarlo, de reforzar hábitos de higiene (lavarse las manos después de manipular dinero), y, si es muy chico, estar al pendiente de que no se lleve el dinero a la boca. No se trata de ponerlo en riesgo.

 

Dejé lo más importante para el final… ¡Procura que sea divertido! Tu hijo o hija es aún un pequeño, y su forma de aprender y conocer el mundo es a través de los juegos. Recuerda también que su formación tomará algunos años, por lo que avanza con calma: no corres prisa.

Siempre ten presente que en estos momentos eres el héroe o la heroína de tu hijo. Eres su ejemplo a seguir y tu palabra es ley. Por tanto, procura vivir los principios de generosidad, sencillez y solidaridad, que sumados a la honestidad, te darán la tranquilidad de que tus hijos sean hombres y mujeres de bien el día de mañana, con sólidos principios morales.

Nos vemos en la siguiente entrega: La formación financiera durante los primeros años escolares

Ligas recomendadas

2 Comentarios »

  1. franklin duarte 17/Ago/2011 en 1:13 pm - Responder

    Excelentes articulos para la educacion infantil

    • Mauricio Priego 18/Ago/2011 en 1:59 pm - Responder

      Me alegra que te haya sido de utilidad. El poder aportar algo es lo que motiva los artículos. Saludos desde el Mayab.

Deja un comentario »

Suscribete

Suscribete, es gratis

El proceso de suscripción requiere que confirmes tu dirección de correo. Para ello, por favor busca en tu buzón un correo que tiene como asunto "Feedburner Email Subscriptions" enviado por FeedBurner, dentro del mensaje encontrarás un enlace para activar tu suscripción. Por favor haz clic en él, ¡y listo! Ya estarás suscrito.